lunes, 11 de diciembre de 2017

El amor dura tres años | Frédéric Beigbeder


El amor dura tres años de Frédéric Beigbeder
Editorial Anagrama
168 páginas


MI OPINIÓN

A veces soy una verdadera fetichista de los títulos y éste no me pudo llamar más. El amor dura tres años, y con lo escéptica que soy yo con respecto a la durabilidad del mismo, este libro me llamó instantáneamente.

El protagonista de este libro tan cortito lo tiene claro, el amor se compone de tres actos. El primer año pasión, el segundo, ternura y el tercero aburrimiento. Y así sucesivamente. El amor dura tres años es una historia de amor, contada con un estilo directo y llena de un humor ácido. Se nota el claro trasfondo autobiográfico de la narración sobre todo por la frescura con la que nos habla su protagonista. Alguien que de repente abre los ojos y se da cuenta que todos los convencionalismos sociales no le han dado la felicidad. Casado con la que se supone que debía ser la mujer de su vida, empieza a ver que ya no es feliz en esa relación, que ya no es lo mismo y que o se divorcian o tiran para adelante como tantas otras parejas y se proponen tener un hijo.

A lo largo de sus 168 páginas Beigbeder nos traslada por las distintas fases de la ruptura y el desapego, la negación, el arrepentimiento, la locura, la esperanza y lo cíclico de la vida y de las relaciones en particular. El miedo a volver a empezar, la transición entre la muerte de un amor y el nacimiento de otro. Sin embargo todo ello lo hace con cierto tono satírico lo que provoca que se lea con una sonrisa, aunque no queda exento de momentos que me han emocionado sin que el autor lo buscara.

El tono es de un monólogo entre el protagonista y el lector, de tal manera que parece que nos esté contando la historia frente a frente. El libro se lee con un lápiz en la mano y termina con muchos pasajes subrayados, con ideas que, no por descabelladas, dejan de hacer que el que lee les de varias vueltas. 

El amor dura tres días es una novelita que rompe con todos los clichés del género y supone un soplo de aire fresco a la hora de tratar un tema cultural tan manido como el amor. Para mí, un descubrimiento de esos que te hacen querer más de un autor y leer algo más despegada de la tiranía de la novedad.

Besos

   

lunes, 4 de diciembre de 2017

Brilla todo lo que puedas | Sara Rattaro


Brilla todo lo que puedas de Sara Rattaro
Duomo ediciones
240 páginas

MI OPINIÓN

Me gustaría decir que un libro como Brilla todo lo que puedas ya no es necesario, que ya no hay nada que visibilizar, pero me temo que la realidad nos pega una bofetada todos los días al respecto. 

En esta ocasión Sara Rattaro nos trae una historia de superación basada en hechos reales, aunque a veces pueda parecer mentira por todas las crueldades que en ella se leen. Emma es una joven de una familia media, que recién comenzada la universidad decide dejar su casa y estudios por emprender una vida en común con un hombre mucho mayor que ella, a pesar de la oposición de sus padres. Conforme pasan los años ella comienza a despuntar  como diseñadora de lámparas pero el amor entre los dos comienza a enfriarse hasta que se apaga totalmente, momento en el que conoce a Marco, un joven desenfadado y muy divertido al que se agarra como a un bote salvavidas.

Sin embargo con el paso del tiempo Marco dejará aflorar su carácter obsesivo, su crueldad y su violencia tanto psicológica como física hacia Emma. El nacimiento de su hija no hará que las cosas vayan mejor, si no que la angustia de Emma irá  a más por miedo a que pueda hacerle daño también a ella. 

Varios son los temas que me conmueven de Brilla todo lo que puedas, primero la perspectiva con  la que se cuenta la historia, la autora utiliza una gran sensibilidad y cuidado en narrar unos hechos que no por mostrarnos los detalles más escabrosos golpean menos al lector. Una narración que va in crescendo, añadiendo dramatismo y fuerza a partes iguales y que cuenta el despertar de una mujer que se ha visto pisoteada a todos los niveles y que decide recoger sus piezas y recomponerse con valentía. Y es precisamente ese punto de luz que nos trae Brilla todo lo que puedas lo que más me ha emocionado de su lectura, el regalar la esperanza que se les ha robado a las víctimas de violencia de género.

Se expresan a la perfección todos los sentimientos de la protagonista, y la confusión de emociones que entran en lucha en una situación así. Amor, miedo, culpa, vergüenza, dignidad... Un rosario de ellos a lo largo de sus páginas que nos trasladan hasta lo más íntimo y profundo de Emma.

En cierto modo también queda patente la necesaria denuncia hacia la permisividad con la que vivimos este tipo de situaciones, ese mirar hacia otro lado como sociedad, ese silencio cómplice que se extiende y que me produce un escalofrío. Porque sí, las cosas han mejorado con respecto a los años ochenta que es cuando se sitúa la narración, pero en realidad queda tanto camino todavía para eliminar esta lacra... Que por eso acabo como empecé, un libro necesario. 

Besos


lunes, 27 de noviembre de 2017

A grandes males | César Pérez Gellida


A grandes males de César Pérez Gellida
Editorial Suma de letras
500 páginas

MI OPINIÓN

Sé que llego tarde a la fiesta, pero reconozco que la vida tiene sus propios ritmos y que a mi cada vez me gusta más alejarme de las opiniones de los demás, sobre todo cuando la mayoría son muy buenas, para poder disfrutar de un libro "de nuevas". Creo que aunque Cuchillo de palo me gustó mucho, no terminé de disfrutarlo debido a la espiral creciente de expectativas que surgen siempre ante un libro de César. Así que decidí que A grandes males lo dejaría enfriar; cierto es que no tenía en mente dejarlo esperar hasta que saliera Konets, pero, ya digo, la vida lleva un ritmo endiablado el último año, le ha dado por correr a toda prisa y una anda intentando no perder el ritmo.

En A grandes males Erika, Ólafur y Sancho tratarán de poner fin a la trama de la Congregación de los Hombres Puros que ya se inició en la primera entrega de la trilogía de Refranes, canciones y rastros de sangre. Para ello el paisaje se vuelve internacional, teniendo la acción su epicentro en Buenos Aires, aunque también nos trasladará a otros escenarios que sin embargo no gozan de tanta importancia como la capital Argentina.

Quizá el giro que da la trama de los libros sorprendiese a muchos, entre los que me incluyo; ¿quién se imaginaba que el secuestro de una niña nos deparara el descubrimiento de logias, arcángeles, hermandades y delitos a gran escala? En esta ocasión César nos sumerge un poco más en los resortes de La Congregación, y nos propone un viaje a través de la figura de Dante, su Divina Comedia y el hilo que une al autor con el Barolo, edificio mítico de Buenos Aires. Para entender todo esto contaremos con la voz de uno de los mayores expertos en Dante y su universo, el doctor experto en masonería Bujalesky. Lleva años desaparecido después de descubrir el gran secreto de la Congregación, el mapa hacia el Cartapacio de Minos, cuaderno donde se encuentran escritos todos los miembros de esta red de delincuencia internacional. Este documento es el que buscan nuestros protagonistas y por ello viajan a Buenos Aires para encontrar al experto. Sin embargo no son los únicos que andan tras su pista.

Es precisamente la historia de la Divina Comedia el eje central de la novela, una gran profusión de datos que deja entrever la gran labor de documentación y de consolidación que el autor ha tenido que hacer con el cierre de esta trilogía. Recuerdo que esta amplia documentación es una de las cosas que las reseñas menos entusiastas remarcaron en su día, y, si bien entiendo que así sea, lo cierto es que a mí no me ha molestado. Es un tema que me gusta, al que tampoco es que me acerque habitualmente y quizá eso haya hecho que no me sienta saturada. Además le reconozco al autor el rigor con el que lo trata, lo que evita la sensación de estar leyendo un pastiche más sobre Dante y la masonería.

En cuanto a la evolución de los personajes, he encontrado un César valiente, al que no le ha temblado el pulso en hacer lo que la trama exige, por mucho que al lector y a mi en particular me haya partido el corazón. Una trama que no llega a ser intrépida pero que de otra forma, no te suelta, siguiendo un ritmo constante a pesar de la exigencia que también requiere para seguir algún punto del argumento.

Dejamos a nuestros amigos, porque así los considero, en una encrucijada sin saber muy bien qué va a pasar con ellos, con cierta sonrisa amarga. Por eso me alegro de haberlo leído cuando ya han publicado Konets que, espero, sea el broche de oro para el universo que ha creado César.

Besos



lunes, 20 de noviembre de 2017

Todos los días son nuestros | Catalina Aguilar Mastretta


Todos los días son nuestros de Catalina Aguilar Mastretta
Editorial Destino
304 páginas


MI OPINIÓN

La palabra dolor viene del latín dolor, doloris y es un nombre de efecto o resultado. Dicha palabra expresa un sentimiento de angustia y pena, intensificándose cuando hay un gran cambio. La psiquiatra Elizabeth Kubler descubrió que cuando hay un gran cambio, las personas pasan por cinco etapas que sintetizó en: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Y dentro de los grandes cambios podemos encajar lo que le ha pasado a María. Después de diez años, su relación con Emiliano termina. ¿Qué ocurre cuando la persona por la que te has definido durante gran parte de tu vida sale de ella? ¿Qué pasa cuando ya no somos "nosotros" si no que sólo hay un "yo"? ¿Cuando tengo que comenzar de cero para conocerme a mí misma, sólo a mí, no yo con referencia a alguien más? ¿Qué me molesta, qué me pone triste, qué me apetece hacer, dónde ir, cómo encauzar de nuevo una vida que parece no pertenecerte?

Estas son las cuestiones que María tendrá que contestar o al menos aprender a convivir con ellas, a lo largo de los días que van desde el inicio del final. Un final que aunque a ella le parezca precipitado, una valoración más lenta y serena le hará ver que se estaba anunciando desde hace tiempo. Y a partir de ese momento tendrá que aprender a vivir, a aceptar lo que viene, los sentimientos contradictorios, a aprender a estar sola aunque la sociedad parezca castigar a los que lo están, a conocerse a sí misma y a lidiar con el cambio.

La voz de María es la de una joven treintañera, divertida, irónica, cínica en algunos aspectos y que sabe dar voz a muchas de las caras que tienen el dolor y la locura que se instala en nuestras vidas cuando no entendemos ni queremos entender algo que nos está pasando. De una manera desenfadada trata de sentimientos de lo más intensos, de penas hondas y de dolores inexplicables, poniéndoles palabras, dibujando sus contornos y haciendo que el lector sonría ante algunos al reconocerse, porque Todos los días son nuestros no es en sí una historia de desamor es una historia de reconocimiento, de volver a empezar, de un abrazo al lector diciendo "Ey, te entiendo, he pasado por lo mismo y adivina... Se sobrevive". Todos los días son nuestros habla de ira, de dolor, del dolor de verdad, del desgarrador, de la negación, de la negociación que iniciamos con el mundo y con nosotros mismos y del bálsamo de la aceptación. Del seguir adelante tras el duelo. De supervivencia y sobre todo de VIDA, así, en mayúsculas.

Creo que no soy capaz de expresar todo lo que me ha aportado este libro, quizá fuera el momento elegido, o la prosa sencilla y directa pero envolvente de Catalina, así que no puedo más que recomendarlo e invitaros a que seáis cada uno de vosotros los que descubrais a María y todo lo que os tiene que contar.

Besos






lunes, 13 de noviembre de 2017

Silencios inconfesables | Hjorth & Rosenfeldt


Secretos inconfesables de Hjorth & Rosenfeldt
Editorial Planeta
604 páginas

MI OPINIÓN

Hablar a estas alturas del cuarto libro de una saga se me antoja misión imposible sin destripar algunas partes de la trama, por eso creo que esta opinión va a quedar un tanto etérea. Cuando terminé el tercer libro de la serie Bergman no estaba claro que fueran a ser traducidos los otros dos que ya hay publicados, y con un final como el que tenía yo me quise tirar a un lago helado. Mantuve la esperanza y fui recompensada. Además por partida doble, pues no sólo se traduce el cuarto, sino que ya es seguro también que llegará el quinto.

En esta ocasión Silencios inconfesables nos traslada a un pueblo pequeño donde aparecen asesinados todos los miembros de una familia, los dos hijos pequeños incluídos. Los cuatro han sido disparados a quemarropa, con una frialdad absoluta por parte del asesino que parece no haber titubeado en ningún momento. La complicación y los tintes tan macabros que parecen rodear el asunto lleva al jefe de policía a pedir ayuda a nuestros especialistas favoritos. Después de los acontecimientos del final del libro pasado el grupo no está completo y eso se hace notar entre sus miembros, conversaciones pendientes, nudos tensados entre unos y otros, sospechas... Todo ello hace que el equipo tenga que trabajar con una carga emocional y una tensión que llega fácil al lector a través de sus páginas.

Pronto descubrirán que en la casa había alguien más que pudo ver todo lo que pasó y que ha huído, convirtiéndose su búsqueda en el objetivo primordial de la investigación. Será en este punto en que aflorará el mejor Bergman y dará paso a algunos de los mejores momentos del libro.

La investigación en sí no es de las mejores, de hecho me pareció algo previsible, no tanto por los engranajes que los autores utilizan para llevarnos a la resolución si no porque se me hizo bastante evidente la solución, sin embargo lo que me mantiene completamente pegada a las páginas de esta serie policíaca es la evolución de sus personajes y la manera en que interactúan unos con otros, los conflictos personales y emocionales que se abren paso. 

Es ya habitual que en sus libros los autores realicen alguna crítica social centrándose en algún tema en concreto. En esta ocasión se trata la deshumanización ante las masacres. Se percibe muy bien a través del matrimonio que tienen que enfrentar los asesinatos ocurridos en su pueblo; él, el jefe de policía que ante la posible amenaza de perder su puesto decide llamar a los especialistas de Estocolmo para que se trasladen. Por otro lado, su mujer, la alcaldesa del pueblo, está más preocupada por la imagen del mismo en los medios y de cómo esos asesinatos pueden truncar su ascenso político que de pararse a observar lo que ha ocurrido en su entorno. 

Me he quedado con unas ganas enormes de tener entre mis manos el quinto libro. Si el final del anterior me pareció de infarto, el de este me ha dejado más en shock todavía, no me esperaba para nada el rumbo que iba a tomar uno de los personajes y me dejó con una sensación de angustia tremenda. Por otro lado, espero que Bregman haga lo que tiene que hacer porque si creo que lo ha estirado demasiado y que ya toca quemar ese cartucho. Por si no ha quedado claro recomiendo totalmente  esta saga policíaca, con personajes especiales y bien construidos que no dejan de crecer y de sorprender al lector. Cuento los días para Castigos justificados.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...