lunes, 17 de junio de 2019

Una voz escondida | Parinoush Saniee


Una voz escondida de Parinoush Saniee
Editorial Salamandra
267 páginas

MI OPINIÓN

Shahab no ha encontrado el momento de hablar. No lo hará hasta los siete años. Ni siquiera los intentos primero y la incomprensión de sus familiares después, le espoleará para hacer eso que con tanta naturalidad le sale con sus amigos imaginarios. Aprenderá a vivir bajo el desprecio de los demás que, salvo su madre, opinan que tiene problemas mentales, y por tanto, que sería necesario que lo trataran. 

Sin embargo Shahab es un niño mucho más listo de lo que los demás piensan, con una sensibilidad especial que le permite entender con una mirada y comprender muchas más cosas que cualquier niño de su edad. Sufrirá en sus carnes el desprecio de los demás, pero quizá quien más daño le hace sea su propio padre. Naser considera a Shahab como un castigo. Procedente de una familia gris, que nunca han sabido expresar sus sentimientos, actúa pensando que su único deber como padre es procurarles todas las necesidades materiales a su mujer y sus tres hijos, por ello trabajará sin descanso y se olvidará de que también es necesario hacer crecer la ternura y los lazos de unión de la familia. Avergonzado de lo que él considera un hijo deficiente, trasladará su frustración hacia el mayor de sus hijos, Arash, al que presionará en todo momento obligándole a procurarle y ser el responsable del orgullo de padre que al parecer Shahab le quiere negar.

Una voz escondida es una historia dura que llegó a mí a través de un regalo. No la conocía y no había oído hablar de ella, así que iba a ciegas totalmente. Entre sus páginas he encontrado una novela de sentimientos, de odio, de dolor, de incomprensión, de sufrimiento, que golpea directamente, sobre todo al estar narrada desde la perspectiva del propio Shahab. Asistimos a la falta de comprensión del pequeño y a la indefensión que sufre al no poder expresarse, cómo va recibiendo los duros golpes psicológicos y cómo, en ocasiones, llega a ideas engañosas o mal interpreta situaciones ante la falta de voluntad de explicaciones de los demás. Junto a estos capítulos de Shahab encontramos algunos escritos por su madre que se encuentra impotente ante la situación que vive su hijo y se ve incapaz de ayudarle a encontrar el camino.

Lo peor que puede pasar con un libro de estas características es que los personajes te resulten indiferentes, algo que desde luego no me ha pasado con Una voz escondida. He encontrado unos personajes bien construidos, y cuyo destino me interesaba. Sí he echado en falta, quizá, un final menos precipitado y abrupto, que la historia se hubiera extendido algo más en el tiempo, y a cambio haberle dotado al libro de mayor dinamismo en su parte central que se me hizo algo repetitiva.

Una voz escondida es una historia emotiva, sobre la relación entre un hijo y sus padres, el difícil camino de una familia para entenderse entre ellos y continuar adelante. Un libro que no esperaba que llegara a mí y, aun así, encontró el modo de hacerlo, para acercarme a una historia dura que me ha dejado con buenas sensaciones.

Besos 

lunes, 10 de junio de 2019

Nocturnos | Kazuo Ishiguro


Nocturnos de Kazuo Ishiguro
Anagrama
256 páginas

MI OPINIÓN

Los que aterrizasteis en este asteroide hace tiempo sabéis que no suelo leer relatos. En contadas ocasiones suelo acercarme al género. No suelo disfrutar del mismo porque siempre me quedo con la sensación de no haberme sumergido en la historia lo suficiente. Por eso sólo leo libros de relatos de temáticas que me encantan o de autores con los que tengo ese afán completista de leerme todo lo que hayan escrito. Nocturnos está dentro de los de este último grupo. Kazuo Ishiguro me enamoró con Nunca me abandones y desde entonces se convirtió en uno de mis autores favoritos, de esos de los que quiero leer todo poco a poco.

La colección se compone de un conjunto de cinco piezas, todas ellas unidas por algo en común y es que parece que el nexo de unión entre los relatos de Nocturnos es la música. Las cinco historias giran en torno a músicos o miembros de la industria de la música. Quizá también les una un cierto halo de decadencia, de fin de algo, de, como dice la portada, crepúsculo.

Lamentablemente, no ha habido excepción en este caso. No he disfrutado de Nocturnos. Salvo el primero de los relatos, titulado El cantante melódico, que sí ha conseguido despertar mi interés por sus personajes y por saber lo que se me contaba con tanta delicadeza y con tantos silencios,  los demás me han dejado bastante indiferente. 

Me pegué la mayor parte de la lectura con la sensación de que no estaba sabiendo interpretar los sentimientos que movían a los personajes, que no estaba leyendo entre líneas, que no estaba escuchando lo que a gritos me contaban los protagonistas con esos silencios de las cosas que no se terminan por decir. Y odio esa sensación. 

No he disfrutado de Nocturnos, dejando claro que no me gustan las historias cortas porque me hacen difícil empatizar con sus personajes, por cuya suerte no termino de interesarme, pero, como de ilusiones vive el hombre, seguiré intentándolo cuando se trate de uno de esos autores que están en mi lista de importantes. Quién sabe, quizá alguno lo consiga.

Besos



lunes, 3 de junio de 2019

Sidra con Rosie | Laurie Lee


Sidra con Rosie de Laurie Lee
Nórdica libros
249 páginas

MI OPINIÓN

Sidra con Rosie es el primer libro de la trilogía autobiográfica de Laurie Lee, poeta, narrador y guionista nacido en Slad, en plena campiña inglesa, y que luchó en la guerra civil española con las Brigadas Internacionales. Al volver a su tierra natal después de la misma, decidió empezar con sus anotaciones de los tres volúmenes que iban a recoger sus recuerdos y vivencias y por los que se convirtió en autor de culto en Inglaterra.

En Sidra con Rosie nos adentra con su mirada del niño que fue en los primeros años de su vida, cómo, desde el momento en que nació, fue un niño enfermizo que estuvo en el umbral de la muerte en diversas ocasiones. Criado por una madre especial, caótica y algo excéntrica, abandonada por su marido, Laurie creció rodeado de hermanastros y hermanos en una cocina que siempre estaba llena, en medio de una campiña inglesa, a ratos bucólica, a ratos inhóspita.

El autor sabe conjugar muy bien los tonos entrañables, emotivos, realistas, humorísticos, maliciosos y nostálgicos, mientras construye una novela que nos adentra en los años veinte, en el fin de una era, de un modo de vivir y entender la vida.

Sidra con Rosie, a pesar de que me ha gustado, no ha sido lo que esperaba... Las expectativas... Ya se sabe... Esperaba encontrarme una historia que me emocionase, y aunque la catalogaría como una lectura entrañable, lo cierto es que no me ha cautivado ni emocionado como esperaba. Algunas partes de sus recuerdos me han resultado incluso unas memorias incómodas, como esos capítulos por el final en los que el autor narra su despertar sexual y cuya visión y manera de entenderlo no me ha resultado agradable.

Me quedo con la musicalidad de la escritura de Laurie, ya sólo por eso ha merecido la pena leerlo. El autor cuenta con una prosa evocadora y poética que arrulla al lector a través de sus páginas. Con esos personajes que si me han pellizcado, pues, curiosamente, es cuando se centraba en otros cuando más me he acercado a la novela, como esos capítulos dedicados a su madre, a sus tíos o a dos abuelas vecinas de su casa y que tenían entre sí una enemistad a prueba de bombas.

En cierto modo, aunque a mi no haya sido una lectura que me haya marcado, reconozco las virtudes que otros lectores encuentran en ella, la manera de escribir del autor, los personajes y esa ventana a un mundo que me parece cautivador y cuyos últimos coletazos ha sabido plasmar perfectamente Laurie Lee.

Besos

martes, 28 de mayo de 2019

Los sueños de Einstein | Alan Lightman


Los sueños de Einstein de Alan Lightman
Libros del asteroide
152 páginas

MI OPINIÓN

Podría definiros Los sueños de Einstein como una de esas raras perlas que de vez en cuando te encuentras en la literatura. Alan Lightman ha jugado con la figura de Einstein y su teoría de la relatividad para traernos este librito. Algo que suena tan pretencioso como esto, puede asustar, pero esos miedos se disipan en el momento en que lees la primera de las "historias" que recoge el autor en las apenas 150 páginas que ocupa. 

De hecho Einstein y sus sueños son la excusa perfecta que encuentra Alan para traernos un conjunto de universos en los que el tiempo se comporta de manera distinta. Imagina un mundo en el que el tiempo es un círculo que se pliega sobre sí mismo. La mayoría de la gente no sabe que vivirá sus vidas de nuevo. Ahora salta a un mundo en el que el tiempo pasa más despacio para la gente que se mantiene en movimiento, la gente se vuelve loca viajando a  gran velocidad para ganarlo. Y ahora, imagina un mundo en el que la gente viviera un sólo día, la de cosas que un apersona se perdería, que no podría conocer. Pero también puede ser que el tiempo fuera eterno, que las personas vivieran eternamente. En este mundo habría dos tipos de población los Luego y los Ahora según la filosofía de vida que traten de adoptar ante esta circunstancia tan extraordinaria.

No quiero contar mucho más de este libro tan original porque me gustaría que lo descubrierais vosotros mismos. Entre sus páginas encontraréis un lenguaje cuidado, a menudo onírico y con mucho lirismo, ese tipo de escritura que acuna. No os dejéis engañar por su número de páginas, estamos ante un libro grande, de esos que sirven fantásticamente para varias relecturas, y en las que cada vez descubres o sacas algo nuevo. Cada una de estas historias se lee a pequeños sorbos, degustando su contenido y sacando el máximo provecho de las mismas.

Besos

lunes, 27 de mayo de 2019

Entre visillos | Carmen Martín Gaite


Entre visillos de Carmen Martín Gaite
Destino
312 páginas

MI OPINIÓN

Ya os he comentado muchas veces que todos los meses Teresa y yo hacemos una lectura conjunta, cada mes elige una, y en el mes de abril le tocaba a Teresa. Me sorprendió con Entre visillos de Carmen Martín Gaite. De la autora sólo había leído Caperucita en Manhattan hace muchos años y le guardaba un buen recuerdo, por eso me apeteció mucho desde el principio embarcarme en esta lectura con Teresa.

Entre visillos fue la primera novela de Carmen con la que ganó en 1957 el premio Nadal. Ambientada en la España de los años cincuenta en una capital de provincias que, aunque nunca llega a especificar, se trata de Salamanca. La novela utiliza varios métodos narrativos para acercarnos a su historia. El principal es la utilización de conversaciones, diálogos banales e incluso intrascendentes entre un grupo de amigas, la mayoría adolescentes, que, a pesar de la represión, algunas comienzan a tener sueños de libertad, de soltarse de las ataduras, de vivir por sí mismas, trabajar, no rendir cuentas, seguir con unos estudios superiores... Sin embargo la tradición, la sociedad, los hombres y la Iglesia se lo impiden. Siguen cortándoles esas alas que están deseando utilizar para volar.

Entre visillos cuenta con un amplio catálogo de personajes, utilizando muchos de ellos de manera antagónica. Tal es el caso de Natalia, a la que conocemos a través de las entradas en su diario, y su mejor amiga Gertru. Dos niñas que siempre han ido juntas, que han soñado con estudiar e instruirse pero que en la actualidad, y debido a que Gertru, una niña de dieciséis años, va a contraer matrimonio con Ángel, se están viendo separadas por las circunstancias. O de Julia y su hermana Margarita. La primera quiere hacer su vida, casarse con alguien al que su familia no aprueba, divertirse con él a pesar de no estar casados y equivocarse por sí misma si ese es el caso. Margarita, por su parte, cree que la mujer debe guardarse para el matrimonio, debe hacerse respetable y por ello no consigue ser feliza ni aceptarse a sí misma. 

Natalia es un personaje vivo, con el que más cercana me he sentido. Fuera de las ideas de matrimonio que parecen rodearla, ella tiene claro lo que quiere, pero no sabe cómo hacérselo entender a su padre, un hombre viudo, que vive con la hermana de su difunta mujer, Concha, cuya presencia ha encorsetado todavía más la vida de Natalia y sus hermanas, siendo la viva imagen de la represión y de las ideas imperantes en la época, en contra de toda evolución.

Pablo Klein aparece en la ciudad subido en un tren. Ha venido para dar clases de alemán en el instituto, pero su vida no está asentada, desde el primer momento le rodea un halo de provisionalidad.
Pablo trae a la vida de Natalia y de sus amigas la modernidad, un soplo de aire fresco, incitándolas a que luchen  y piensen por sí mismas, tomando las riendas de sus vidas.

La manera de escribir de Carmen me ha vuelto a encandilar, si bien es cierto que el principio se me hizo algo caótico y me costó situarme. De una manera sencilla y amena consigue realizar una crítica profunda a la sociedad que le tocó vivir, donde la mujer mantenía un papel secundario y subordinado al hombre, donde no estaba bien visto que quisiera estudiar, ser alguien además de esposa y madre, que se divirtiera y que tuviese ideas propias.

Me ha resultado una lectura interesante, que a pesar de su brevedad, de no contener grandes historias, creo que da para mucho debate y que el poso que deja bien se mereció ese premio Nadal.

Besos
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...