lunes, 14 de octubre de 2019

Errantes | Florencia Etcheves


Errantes de Florencia Etcheves
Planeta
253 páginas

MI OPINIÓN

Ya he comentado alguna vez que para mí el verano es de los thrillers y/o novelas de misterio en su mayoría. En esta ocasión leí Errantes de Florencia Etcheves, una escritora argentina autora de Cornelia, libro que, aunque gustó bastante por los mundillos del blog, no me terminé de animar con él.

En Errantes, Florencia nos trae un thriller protagonizado por la periodista Carmen Hidalgo, una de las caras más conocidas de la televisión argentina. Su madre, Sonia, que siempre ha sido una progenitora bastante particular, ha comenzado a sufrir alzheimer, borrando los recuerdos que nunca quiso compartir con su hija, por eso, Carmen, al encontrar una foto de su madre de joven junto a una niña pequeña que no es ella, sentirá curiosidad por resolver el misterio, acrecentado por la frase un tanto inquietante que encuentra detrás de la foto.

A su vez Diego, el productor del programa de investigación de Carmen, consigue una noticia que podría ser una bomba periodística. En el último mes tres jóvenes se han suicidado tomando matarratas. Nada parece unirlos entre sí, salvo el hecho de que sus más allegados no puedan creer que se trate de un suicidio, pues los mismos no presentaron en ningún momento tristeza o infelicidad.

Por último, Urko, un convicto que ha pasado muchos años en la cárcel es soltado en libertad  provisional, sin embargo nada más salir de la cárcel volverá  a las andadas.

Todas estas ramas de la historia que en un principio parecen completamente separadas, pronto empezarán a dar muestras de surgir de un tronco común conformando un relato con bastante ritmo al que sin embargo me parece que le faltan hojas, no hay nudo, y la historia, dada su corta extensión, da rápidamente al lector lo que quiere, una resolución que debido a la prontitud con la que llega me dio la sensación de haber asistido a un final con prisas, sin demasiada tensión. Algo parecido ocurre con los personajes, a los que no terminas de cogerles cariño u odiarlos pues falta mucho bagaje y trasfondo de los mismos.

Errantes me ha parecido un thriller que cumple su función de pasar una tarde entretenida entre sus páginas, al resguardo del calor asfixiante de agosto. 

Besos

lunes, 7 de octubre de 2019

No hay luz bajo la nieve | Jordi Llobregat


No hay luz bajo la nieve de Jordi Llobregat
Destino
547 páginas

MI OPINIÓN

El secreto de Vesalio fue la primera novela de Jordi Llobregat, un libro al que le guardo un especial cariño. A veces conectas con un autor y ya está, no sabrías explicarlo, pero es así, y justo eso me ocurrió con Jordi. Tenía unas ganas tremendas de que sacara su siguiente novela y sabía que la leería se tratara de lo que se tratase. Tras un tiempo que se me ha antojado demasiado largo, ha salido No hay luz bajo la nieve, y la espera ha merecido la pena.

Alex no quiere que la llamen Alejandra, le trae al presente un pasado demasiado doloroso que implica la pérdida de su hermana Natalia, mezclándose con la culpa y la soledad que desde entonces siente. No está pasando su mejor momento, las pesadillas han vuelto y los ataques de pánico también. La peor de las suertes ha tenido lugar recientemente cuando, estando de servicio persiguiendo a un delincuente, ha disparado contra su compañero pensando que se defendía de lo peor que habita en su subconsciente. 

Así que podemos decir que Álex se encuentra perdida, sin embargo también es la mejor de lo suyo, tiene un instinto especial que hace que su superior decida enviarla a un pueblo perdido de los Pirineos para resolver un extraño y sádico crimen. Quizá no habría tenido tanta repercusión, pero al estar en plena pugna para conseguir ser sede de los Juegos Olímpicos en una candidatura conjunta entre Francia y España, los de "arriba" están nerviosos y quieren a los mejores buscando y capturando al asesino lo más rápido posible.

Y de ahí parte Jordi para hacer lo que mejor sabe hacer que es contar historias, y nos traslada a la posguerra para explicarnos la existencia de colonias secretas de esclavos judíos en el Pirineo español, y cómo lo que hacemos nos persigue constantemente, ofreciéndonos una historia más profunda de lo que a priori podríamos esperar.

Alex me ha encantado, cierto que se trata del perfil de policía atormentada, pero su historia me ha llegado, no me importaría en absoluto que el autor se animara de nuevo con ella, creo que todavía tiene historia que contarnos. Su soledad, ese sentimiento de culpa, rabia y pena tan hondo y que tan difícil le es de expresar, me ha conmovido. Y sus secundarios no han sido menos, con pocas pinceladas Jordi ha conseguido que me encantase que esos tres investigadores hiciesen equipo constantemente, puesto que a pesar de la falta de experiencia previa que Alex sintió en sus dos ayudantes, la verdad es que ambos consiguen hacerse valer por méritos propios.

Me ha gustado No hay luz bajo la nieve, no es la típica historia de policías y asesinatos, sino que ofrece algo más, va más allá, ofreciendo un trasfondo interesante y jugando de manera honesta con el lector. No es El secreto de Vesalio, pero me ha parecido una muy buena historia, que me deja con ganas de volver a reencontrarme con sus personajes y de leer todo lo que salga de la cabeza y las manos de Jordi.

Besos

lunes, 30 de septiembre de 2019

La sospecha de Sofía | Paloma Sánchez-Garnica


La sospecha de Sofía de Paloma Sánchez-Garnica
Planeta
653 páginas

MI OPINIÓN

La sospecha de Sofía es mi estreno con Paloma Sánchez - Garnica, y puedo decir que ha sido muy buen comienzo. Hacía tiempo que no me acercaba a este tipo de novela y he disfrutado el proceso. Daniel y Sofía son un joven matrimonio en el Madrid franquista. Él, a pesar de ser un enamorado de la física, acabó estudiando derecho para poder trabajar al lado de su padre Raimundo, un prohombre de la dictadura, que ejerce una presión y una influencia excesivas en su hijo. Sofía por su parte,  a pesar de su licenciatura en químicas, no ha trabajado nunca, relegada desde su matrimonio al cuidado de su marido y sus dos hijas, siente que su sueño de doctorarse y trabajar en un laboratorio se ahoga por la actitud cerrada de su marido, su suegra y su madre, que opinan que ocupa el puesto que le está encomendado a toda mujer. Las vidas de ambos darán un giro total el día que Daniel recibe una nota anónima en su despacho, empezando así un periplo vital de amargas y a la vez, dulces consecuencias.

La novela nos traslada a una Europa caótica en cierto punto, haciéndonos partícipes de los innumerables cambios que se produjeron en pocos años. Tres son los escenarios de la historia que nos cuenta Paloma. Madrid, una ciudad provinciana, parada y gris sumida en una dictadura, pero donde iremos viendo los cambios y aperturas que se fueron produciendo a lo largo de los años. París, una ciudad avanzada, llena de luz, la ciudad de la rebelión, en pleno mayo del sesenta y ocho, la autora es capaz de hacernos llegar esa efervescencia a través de la lectura. Y por último Berlín, fraccionado por un muro infranqueable durante mucho tiempo que dividió a sus habitantes en dos, y sumiendo a muchas familias a una separación forzada y a una serie de privaciones que han hecho que en muchas partes del libro se me saltaran las lágrimas.

La ambientación de la novela es muy buena, y también lo es su trama que ha conseguido mantenerme pegada a sus páginas conduciéndome con un ritmo que no podría calificar de vertiginoso, pero sí constante, como un arrullo, llevándome a través de una historia de desolación, espionaje, pérdidas, dolor y superación. Es difícil mantener la atención del lector durante más de seiscientas páginas, y sin embargo La sospecha de Sofía lo consigue, con unos personajes a los que si bien en ocasiones no entiendes, no te dejan indiferentes. Me ha gustado mi acercamiento a la autora, seguro que pruebo algo más de ella.

Besos 

lunes, 23 de septiembre de 2019

El embalse 13 | Jon McGregor


El embalse 13 de Jon McGregor
310 páginas
Libros del Asteroide

MI OPINIÓN

El embalse 13 se sitúa en un pueblo pequeño del norte de Inglaterra, nos narra la vida de esta pequeña comunidad a lo largo de trece años, los trece años desde que se produjo la desaparición de la niña Rebecca Shaw que se esfumó sin dejar rastro mientras daba un paseo con sus padres mientras se encontraban de visita en el pueblo por las vacaciones de Navidad. El libro se estructura en trece capítulos que cuentan cada uno de ellos el período de un año en este pueblo y sus habitantes. La novela no trata tanto la desaparición de la niña sino cómo este hecho provocó cambios en la vida de los vecinos de esa comunidad cerrada. Las sospechas que se levantan ante tal acontecimiento, la búsqueda, la esperanza, el morbo de la desgracia, el asumir lo inasumible aunque nunca se diga en voz alta, el aceptar que a pesar de este terrible hecho acaecido en su pueblo, la vida continúa para todos ellos.

Jon McGregor construye una novela coral con multitud de personajes y nos cuenta su historia a lo largo de los años, nos introduce como un vecino más del pueblo y nos hace asistir al nacimiento de nuevos miembros, a la muerte de otros, cómo van creciendo hasta ir a la Universidad, sus bodas, sus rupturas, sus aventuras amorosas, sus distintas fiestas tradicionales que marcan el ritmo del año en curso, y todo ello unido al ciclo natural de las cosas, alternando el paso del tiempo de los habitantes con el ciclo de la vida animal, la vida del campo y la vida de la naturaleza. 

El lenguaje que utiliza el escritor es evocador, utilizando la naturaleza, su repetición y su tiempo circular como una metáfora de la propia vida de los habitantes de la pequeña comunidad en que se sitúa. Este ritmo circular le otorga de cierta musicalidad muy atrayente.

El embalse 13 es de esos libros sobre los que cuesta escribir. Basado en la vida normal de personas corrientes, parece que no cuenta nada mientras, a través de sus grietas, nos muestra todo. Es un libro muy propicio para el otoño, una historia cadenciosa y muy bien escrita. Si os animáis a leerla os aconsejo que persevereis. Los dos primeros capítulos pueden costar, es difícil situarse entre tanto personaje y con una voz narradora totalmente neutral, pero si os dejáis llevar, si fluis a través de sus palabras, os adentrareis en un historia sobre las cosas pequeñas, sobre el devenir de los años y el paso del tiempo.

lunes, 16 de septiembre de 2019

El latido de la tierra | Luz Gabás


El latido de la tierra de Luz Gabás
Planeta
441 páginas

MI OPINIÓN

La temática de la despoblación está de moda. No solo en la realidad con voces que cada vez se dejan oír más fuerte, sino también literariamente. El pistoletazo de salida lo di con La España vacía y desde entonces me he dejado caer por este tipo de historias de vez en cuando. El latido de la tierra de Luz Gabás tiene mucho de eso, de la crueldad con la que muchas despoblaciones se llevaron a cabo, del conflicto que se abre entre las ciudades y la vida rural, la idealización de esta última y la esperanza de recuperación de muchos de nuestros pueblos con las nuevas iniciativas que se están llevando a cabo. 

Alira es la heredera de la mansión que aún se tiene en pie en el pueblo fantasma de Aquilare. La Casa Elegía, que es como se llama la gran mole de piedra, se mantiene todavía habitable gracias a la tozudez de sus padres. Cuando hace años el gobierno llegó con las expropiaciones bajo el brazo, ellos se negaron y se resistieron con uñas y dientes. Así consiguieron no traicionar a sus antepasados y mantenerse unidos a su tierra mientras todos los vecinos se acomodaban en los pueblos y ciudades más cercanos. El precio que pagaron fue alto, puesto que se condenaron a vivir en la más pura soledad y criaron a sus hijos con las cadenas de tener que mantener un estilo de vida que en muchas ocasiones se pega cabezazos con la realidad.

La mansión se resquebraja por la falta de liquidez que permitiría aplicarle todos los cuidados que requiere y que no son pocos. Por eso Alira decide alquilar habitaciones de la casa, concretamente sus primeros moradores serán sus viejos amigos. A la vez, el pueblo deshabitado es de pronto ocupado por una panda de idealistas cansados de las ciudades y de la maquinaria estatal, y que, cargados de nostalgia, quieren volver a lo de antaño. Sin embargo nuestra protagonista los verá como perturbadores de su paz. Aun así pasarán a un segundo plano en su escala de preocupaciones cuando un asesinato se produzca entre los muros de su centenaria casa. Es esa investigación la que irá vertebrando el resto de la historia y la que capta la atención del lector, dando oportunidad a la autora a que nos cuente mucho más mientras tanto.

El latido de la tierra narra perfectamente lo que es vivir en soledad, en una comunidad cerrada y las sospechas, miedos y recelos que nacen cuando ocurre un hecho que perturba la tranquilidad del entorno. Es también una historia impregnada de nostalgia y a la vez esperanzadora con los cambios que se pueden ir instaurando en nuestra manera de vivir, un retorno hacia lo esencial sin renunciar al progreso.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...