lunes, 22 de abril de 2019

El secreto de las golondrinas | Anónimo


El secreto de las golondrinas | Anónimo
Editorial Planeta
400 páginas

MI OPINIÓN

Venía de leer Claus y Lucas, una novela durísima en muchos sentidos, por eso quería una de esas lecturas absorbentes, puro entretenimiento que dejara atrás tanta crueldad y tanto dolor. Por eso la elegida fue El secreto de las golondrinas, con autor anónimo, porque al parecer, no se si es por puro marketing, hay que mantener en secreto tanto al autor/a como a su fuente.

El secreto de las golondrinas es un thriller conspiranoico de esos que hacen pasar un rato disfrutón. Todo comienza cuando Grace Elliot, periodista de un tabloide de cotilleos tiene una de las mejores noticias de su carrera. Ella siempre ha soñado con ser una periodista seria, por eso cuando le llega esta oportunidad no quiere dejarla escapar. Una actriz porno asegura que ha mantenido relaciones sexuales con Anthony Craig el magnate que puede convertirse, en los próximos días, en Presidente de los Estados Unidos. Sin embargo la relación de la ex mujer de Craig, Elena Craig, con el periódico para el que Grace trabaja, impedirá que ese artículo vea la luz. 

Eso no parará a Grace que tratará de seguir investigando, ahora a la propia Elena, y lo que encuentre le va a meter en más de un problema cuando saque a relucir la relación de la misma con espías rusos y un plan preconcebido que puede afectar a todo el país, si no al mundo. 

El secreto de las golondrinas se lee en nada, compuesto por una serie de capítulos cortos, manteniendo un buen ritmo y un uso correcto de la tensión narrativa, las páginas vuelan. Escrito a través de retazos del pasado, combinados con las averiguaciones que la propia Grace realiza en el presente, vamos componiendo una historia plagada de muertes, amenazas y espías.

Como ya digo, un thriller palomitero, que ha cumplido su propósito de hacerme pasar un buen rato, totalmente. Al final cierras el libro planteandote si, a la luz de las noticias que se han filtrado en los telediarios, no habrá algo o mucho de verdad en todo lo que has leído, porque, tristemente, tampoco te parece tan inverosímil. 

Besos

lunes, 15 de abril de 2019

Rialto, 11. Naufragio y pecios de una librería | Belén Rubiano


Rialto, 11 de Belén Rubiano
Libros del Asteroide
240 páginas

MI OPINIÓN

¿Soy la única por aquí que alguna vez ha pensado que donde sería más feliz es trabajando en una librería? No hace falta que sea muy grande, de hecho, mejor si no lo es. Un lugar cálido en invierno o un oasis en medio del desierto del verano, donde mis clientes fieles recalarían para dejarse aconsejar. Belén Rubiano tuvo el mismo sueño, pero ella lo cumplió. Aunque no saliera del todo perfecto.

Rialto 11 es la dirección de este pequeña librería en la ciudad de Sevilla que formaba parte de una casa con solera y que venía con unos mosaicos protegidos por el Patrimonio incorporados. Debía ser un espectáculo. Ese lugar en que los sueños se hacen realidad. Belén nos narra las vicisitudes de una librera, el germen del sueño, cómo se las ingenia para montar y abrir su librería, cuando parece que el Universo conspira a tu favor, o de repente todo lo contrario, cuenta, con mucha gracia, muchas anécdotas con los clientes que me arrancaron más de una carcajada, pero también hace autocrítica, las razones y los posibles fallos que cometió para que Rialto 11 no permaneciese abierta por más tiempo. De paso, y aunque no sea lo pretendido, también el lector hace autocrítica del papel que ocupa en el cierre de las librerías pequeñas, como nuestro método de compra ha variado y cada vez polarizamos más hacia las grandes superficies, dejando sin oxígeno a los prescriptores de siempre. No estoy exenta de culpa, aunque de un tiempo a esta parte soy mucho más consciente de esto y, poco a poco, voy tratando de remediarlo.

La novela es una conjunto de memorias en las que Belén, con noble sinceridad, y con cariño hacia el mundo de la literatura nos cuenta que a veces los sueños no son como nos habíamos imaginado, que traen dificultades imprevistas, que a veces son difíciles de manejar, y pierden lo bucólico una vez que los miras de cerca. Sin embargo, Rialto 11, no es una lectura pesimista o negativa, se ve que de toda la experiencia, que tuvo que ser dura, la autora se ha quedado con lo positivo, con el aprendizaje, con lo vivido y con las personas que la acompañaron en ese camino. Por eso se cierra con una sensación de calidez.

Me ha parecido un libro que se lee en un suspiro con una sonrisa en la boca, pues hasta en las partes más duras, Belén resulta enternecedora, por su sinceridad y por su valentía. No dudo en recomendaros esta novelita con la que se que, de una manera u otra, os sentiréis identificados. Me gusta pensar que esa promesa que se hizo a sí  misma y a su librería ese último día que se giró para despedirse de ella, se ha materializado y me encantaría que llegase a todas las manos posibles, quién sabe, quizá de ahí salgan más lugares mágicos como Rialto 11. 

Besos

lunes, 8 de abril de 2019

Los Pazos de Ulloa | Emilia Pardo Bazán


Los Pazos de Ulloa de Emilia Pardo Bazán
Penguin Clásicos
392 páginas

MI OPINIÓN

El mes de marzo era mío para elegir la lectura conjunta que Teresa y yo hacemos todos lo meses. En esta ocasión aposté por Emilia Pardo Bazán y su Los Pazos de Ulloa, una de sus obras más reconocidas. Escrita en 1886 encontramos dentro de la misma tantas vertientes que creo que no voy a hacerle justicia con mi reseña.

Los Pazos de Ulloa se concibió como dos libros con una continuación de otros dos en los que se nos narra la vida de Julián, pues creo que es el protagonista absoluto de la novela. Julián es un joven apocado, tímido y quizá algo inocente, que es ordenado capellán siendo su primer destino ,precisamente, Los Pazos de Ulloa, propiedad del falso marqués de Ulloa, Don Pedro. Allí, y debido a su carácter débil, deberá luchar contra sus propias moralidades al darse cuenta de que todos parecen saber cómo funciona en realidad el Pazo y lo que allí ocurre, menos él. Tratará por todos los medios de reconducir a su señor, trayendo la luz, la cultura y las buenas maneras a una casa que parece languidecer bajo las malas acciones y la mala educación de sus habitantes. Ésto no deja de ser una crítica al analfabetismo de la época y la necesidad de culturizar a los ciudadanos que siempre denunció la autora.

Los Pazos de Ulloa es también la historia de la España de finales del siglo XIX, una época convulsa, de grandes cambios políticos que atravesaban todas las capas sociales y afectaban incluso al último estrato social de la época. En el libro se ve de maravilla el despotismo, caciquismo y la falta de democracia de la época, con unas instituciones que, ya en ese momento, estaban contaminadas y en las que se usaban todo tipo de artificios para mantenerse en el poder, librando verdaderas luchas intestinas.

Mención especial tienen los personajes de esta novela, a los que se acaba conociendo a la perfección sin necesidad de que la autora de más que unas pinceladas de los mismos, haciçendoles hablar más por sus actos y sus silencios que por la descripción de los mismos. Destaco por su fuerza a Primitivo, que hace honor a su nombre. Es el administrador de los Pazos, no se toma ni una sola decisión sobre el mismo sin que pase por sus manos, hasta el punto que para la mayoría de los vecinos del lugar, es más amo  él que el marqués. Basa su poder en el miedo que infunde a todos, y es uno de los mejores antagonistas de novela que he leído en mucho tiempo. 

Por último, y quizá para mí lo que más me ha calado de la novela, es la visión feminista de Emilia que sobresale sobre todo por la época en la que fue escrito. Dentro de Los Pazos de Ulloa se hace una crítica a la situación de la mujer en una España en la que a pesar de las deslealtades e infidelidades del marido, a la mujer no se le permitía ningún fallo, ningún desliz, debiendo vivir bajo el yugo del hombre que veía como algo natural el castigo físico y psíquico de la mujer, como una manera de "corregirla". Me pone la piel de gallina el pensar como aún hoy en día persiste este pensamiento...

Los Pazos de Ulloa ha sido una lectura fecunda, me ha aportado muchísimo y me ha hecho pensar otro tanto. No hay nada que me guste más que un libro que me haga reflexionar. Un clásico imprescindible, hay que leerlo.

Besos

lunes, 1 de abril de 2019

Claus y Lucas | Agota Kristof


Claus y Lucas de Agota Kristof
Libros del Asteroide
472 páginas


MI OPINIÓN

Hace mucho tiempo que tenía Claus y Lucas en la lista de pendientes, pero se trataba de un libro descatalogado. Libros del Asteroide lo ha recuperado hace poco y por fín he podido leerlo. Tenía las expectativas muy altas, y pese a que no lo he sentido como la obra maestra que algunas personas me habían descrito, lo cierto es que me ha tocado mucho, no puedo decir que lo he "disfrutado" ya que hay pasajes tan duros, crudos y crueles, que me parece mal utilizar esa expresión. 

Claus y Lucas está compuesto en realidad por tres novelas cortas: El gran cuaderno, La prueba y La tercera mentira, cuyos protagonistas son dos gemelos, Claus y Lucas,  que prometen mantenerse unidos al inicio de la guerra. Narrado con una atmósfera bélica, se centra sobre todo en los trastornos psicológicos y las múltiples consecuencias del sufrimiento que provoca una contienda en las personas expuestas a un mundo que se derrumba.

A lo largo de la novela la autora consigue que el lector no sepa si lo que está leyendo es verdad, o es producto de la imaginación, cuánto hay de cierto en lo que queda plasmado en el papel, quién es el verdadero narrador y desde qué punto de vista estamos asistiendo a una historia dura, en la que Agota no escatima en imágenes visuales chocantes, girando en torno al horror, a la guerra, al despertar de una sexualidad en algunos puntos trastornada y con las relaciones de familia detonadas. En parte, esta dureza también radica en la manera de narrar de la autora un tanto aséptica donde nos va contando la historia como una sucesión de hechos y, sin embargo, nos mantiene alejados del sentir de los personajes y sus motivaciones, quizá para que seamos nosotros mismos los que lo descubramos, o para causar en el lector cierta repulsión hacia ciertas actitudes, consiguiendo incluso plantearse su moralidad.

Tengo también la sensación de que el libro está plagado de simbolismo,  y justo aquí es donde creo que me ha venido grande, me ha faltado bagaje para poder entender la novela en toda su profundidad. 

El gran cuaderno está centrado en el endurecimiento del carácter. Claus y Lucas aterrizan en casa de su abuela, una mujer dura, con un carácter fuerte que tratará de deshumanizarlos. Los pequeños emprenderán un camino de privaciones que les lleve a dejar de sentir, y así estar preparados para lo que está por venir. Las dos últimas partes se centran en la soledad, en cómo la guerra ha acabado, pero es imposible volver a ser como antes, las cosas no pueden seguir igual, y las personas han quedado marcadas, han perdido a muchos seres queridos, y deben volver a comenzar con la mochila cargada por los horrores vividos.

Claus y Lucas me ha golpeado, desde luego no me ha dejado indiferente, me ha parecido una lectura que me ha hecho cuestionar la entidad del ser humano, como, cuando se pone en juego la supervivencia, las riendas las coge el instinto, sacando lo mejor, pero también,  en muchas ocasiones, lo peor de las personas.

Besos

lunes, 25 de marzo de 2019

Los libros que devoraron a mi padre | Alfonso Cruz


Los libros que devoraron a mi padre de Alfonso Cruz
Blackie Books
144 páginas

MI OPINIÓN

Creo que no hay nada que nos guste más a los lectores como que un libro trate sobre otros libros. Por eso lo mío con Los libros que devoraron a mi padre fue amor a primera vista.

Los libros que devoraron a  mi padre es la historia de Elias Bonfim. El día de su duodécimo cumpleaños su abuela le cuenta la verdadera historia de su padre, Vivaldo Bonfim. Hasta ese momento lo único que Elias sabía sobre su padre es que había muerto durante su infancia por un infarto al corazón, sin embargo, su abuela le dirá la verdad. Vivaldo desapareció dentro de sus libros. Antes de morir le encargó a su madre que cuando Elias estuviera preparado le legase unas llaves. Éstas, abren el ático donde Vivaldo guardaba todos esos libros que le devoraron, hasta perderse en ellos.

Desde ese momento Elias se comprometerá a encontrar a su padre dentro de esas historias y para ello hablará con todos los personajes y visitará todos los lugares que hay dentro de esos mundos que son los libros.

Todo esto le causará algún que otro problema sobre todo cuando empiece a ensimismarse tanto que llegue siempre tarde a cenar, por lo que su madre le castigará en varias ocasiones, tratando de que Elias baje al mundo real.

Los libros que devoraron a mi padre es una pequeña novela que se lee en un suspiro y, en muchos tramos, con una sonrisa es la boca. ¿Quién no ha perdido alguna vez la noción del tiempo mientras leía un libro con la sensación de estar dentro de él y de poder hablar directamente con los personajes?

Un libro que se lee como una aventura, pero con un final que sentí como una bofetada, como si de repente me sacaran de golpe del lugar cómodo en el que estaba metida, y me pusieran frente a una realidad incómoda e inesperada que hizo sumar puntos a esta historia.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...