lunes, 19 de agosto de 2019

Todo lo que es sólido se disuelve en el aire | Darragh McKeon


Todo lo que es sólido de disuelve en el aire de Darragh McKeon
Alba
423 páginas

MI OPINIÓN

En plena fiebre de la serie Chernobyl, hoy vengo con la novela Todo lo que es sólido se disuelve en el aire, que utilizando como punto de partida el accidente nuclear, nos cuenta la historia de varias familias y de cómo, ya sea de manera directa o indirecta, se vieron afectadas por el desastre que supuso no sólo el propio accidente en sí, si no la falta de previsión e incompetencia de los dirigentes a la hora de gestionar un drama de ese calibre.

Darragh tardó diez años en escribir esta novela, y, una vez leída, puedo entenderlo, pues utiliza una historia más intimista que crónica de un hecho, que consigue hacernos partícipes del antes y el después que supuso el accidente nuclear en la vida de la ciudadanía rusa sin utilizar en ningún momento el recurso morboso de usar imágenes descarnadas. De una manera sutil nos envuelve en su narración y nos cuenta lo que allí ocurrió.

Grigori es un cirujano reputado, últimamente no está viviendo su mejor momento ya que ha tenido que enfrentarse a la ruptura con su mujer, María, de la que sigue sin entender nada. Por eso tampoco siente estar dejando mucho atrás cuando le llaman para tratar de gestionar un accidente sin precedentes en la historia de la Unión Soviética. Grigori es el personaje que permite entrar al lector en pleno foco de la historia, son sus ojos los que utilizaremos para conocer de primera mano la relevancia de lo que allí ocurrió, así como la falta de medios y táctica que contó la gestión de la tragedia nuclear. 

En pleno campamento de refugiados conocerá a Artiom y su familia, un niño que ha tenido que dejar su granja, en la que han vivido durante generaciones sus seres queridos, pero que se verán obligados a abandonar al hallarse a pocos kilómetros de la central nuclear. Junto a ellos conoceremos el éxodo, la falta de prevención y la miseria a la que se sometió a gran parte de la población. Artiom ha perdido todo, de hecho, ha perdido la esperanza, parece que se quedó junto a la puerta en la que dibujaban años tras año su estatura y la de su hermana, y en la que velaron a su abuela, y que tuvieron que dejar atrás, como símbolo de la pérdida irremediable de multitud de familias.

Por último, y alejados del foco de radiación, nos encontramos con María, la mujer de Gregori, su hermana Alina y su sobrino, una joven promesa del piano que no sabe gestionar ni la suerte que tiene, ni su temperamento. Todos viven en Moscú, donde casi no llegan las noticias y la realidad de lo que se está viviendo en Chernobyl, nadie sabe de la magnitud del problema, ni de los peligros que se están corriendo. Pero la pregunta es ¿querrían saberlo? Una ciudad de trabajadores sometidos a opresión, cuyas libertades son continuamente pisoteadas, pero que a la hora de luchar, el hambre manda, y no son capaces de dar ningún paso, nos hace pensar que no, que no querrían saber porque bastante tienen con sus propios dramas.

Todo lo que es sólido se disuelve en el aire es una novela con una ambientación magnífica, con mucho ritmo a pesar de tratarse una novela bastante intimista, que en ningún momento utiliza imágenes que puedan herir la sensibilidad del que lee, pero quien irremediablemente saldrá tocado de su lectura, en parte por el final tan emotivo con que cuenta. El libro nos enseña al ser humano como lobo, en modo supervivencia, sacando lo peor de cada uno con tal de no perder el trozo de pan que se lleva  a la boca, aunque sólo sea un día más. También nos muestra la esperanza, la oportunidad de cambio y la generosidad, aunque el regusto siga resultando un tanto amargo.

Recomiendo totalmente su lectura.

Besos



lunes, 12 de agosto de 2019

La escapista | Brad Meltzer


La escapista de Brad Meltzer
Planeta 
462 páginas

MI OPINIÓN

Paso épocas, suele coincidir con el verano, en que lo único que me apetece es ver series, un capítulo detrás de otro y leer libros que me prometan horas de entretenimiento puro y duro y que me hagan olvidar por momentos mi alrededor. Eso es lo que buscaba cuando elegí La escapista para acompañarme en la que fue la última ola de calor (por el momento, al parecer) que iba  a sufrir mi ciudad.

Nola Brown es la joven artista en residencia del ejército estadounidense. Su misión es pintar lo que ve para poder documentar las misiones de los destacamentos en los que es destinada. No conocía este puesto del cuerpo militar estadounidense e, investigando, es un cargo de lo más peculiar. Volviendo a la novela, Nola se encarga de recoger la cruda realidad que tienen que vivir los soldados, y, al parecer, lo hace como nadie. Sin embargo también es alguien problemático, incómodo para sus compañeros, una de esas personas con las que es casi imposible tender puentes, incapaz de albergar sentimientos comunes para los demás, resulta un personaje áspero, incluso para mí como lectora. Sólo en contadas ocasiones he sido capaz de sentir conmiseración por Nola, y desde luego no ha sido por la Nola del presente, si no por la pequeña niña que vive aterrada esperando el próximo golpe que la vida le tenga preparado.

Nola viaja en un avión que termina por estrellarse causando la muerte de todos sus ocupantes, entre ellos el mejor amigo del Presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, cuando el cuerpo de la soldado llega a la Base de la Fuerza Aérea de Dover para su reconstrucción, el jefe tanatopractor que debe ocuparse de la misma, Zig, descubre que no es la joven Nola, esa niña que hace veinte años salvó la vida de su hija, sino que quien ocupa la camilla en la que está trabajando es otra mujer. Esto levanta las sospechas del protagonista que empezará una búsqueda de la verdadera Nola mientras trata de desentrañar el misterio del accidente de avión que ha desencadenado todo lo demás.

Zig es un personaje mucho más carismático que Nola, ha sido tocado por la muerte y el infortunio, pero encuentra su consuelo dando la oportunidad a las familias de los soldados de despedir a los suyos de manera decente. Es cierto que en ciertas ocasiones tiene comportamientos ciertamente impulsivos y que pueden resultar inverosímiles, pero cuando alguien en realidad no teme a la muerte, tampoco le teme a las consecuencias de sus actos.

La escapista es un thriller palomitero, quizá con un final que a mi me ha parecido hasta cierto punto previsible, pero que no ha empañado por completo el viaje de su lectura. Puro entretenimiento, ideal para las tardes de piscineo o playa o para los que combaten el calor debajo del aire acondicionado. Abstenerse aquellos que necesiten que todos los giros de la trama sean cien por cien verosímiles o los que no estén dispuestos a "comprar" ciertas licencias en interés de la trama y el ritmo que se recoge en sus páginas.

Besos

lunes, 5 de agosto de 2019

No cerramos en agosto | Eduard Palomares


No cerramos en agosto de Eduard Palomares
Libros del Asteroide
364 páginas

MI OPINIÓN

Jordi Viassolo está contento. En pleno mes de agosto se dirige a las dependencias de Private Eye, una agencia de detectives privados en la que va a pasar el mes de agosto como becario. Es una manera de ir metiendo cabeza en el mundillo de la investigación para el que lleva mucho tiempo preparándose. Sí, el sueldo es ridículo, las condiciones de trabajo penosas y la labor que tiene que realizar está a años luz de su idea soñada. Pero Jordi vive en la Barcelona actual, donde el precarismo en los jóvenes está a la orden del día, así que otros, seguramente, andarán peores que él.

Nuestro protagonista es todo lo contrario a los detectives de novela. No es especialmente inteligente, poco atrevido y tirado para adelante, se pone nervioso con facilidad y le cuesta un mundo echarle cara a la vida; eso sí, tiene una imagen tan anodina que pasa desapercibido, característica necesaria en todo detective privado que se precie. 

El verano de Viassolo se plantea de lo más aburrido, con todo el mundo de vacaciones, excepto el dinosaurio de los detectives de la agencia, Recasens, que le hará compañía en algunos momentos, y con la orden de la jefa de no coger nuevos casos bajo ningún concepto. Sin embargo cuando un hombre aparece en las oficinas desesperado por la desaparición de su esposa, Jordi se lanzará a la piscina y, sorteando todas las prohibiciones, decidirá coger el caso.

No cerramos en agosto es una novela de detectives privados que bebe mucho de las novelas clásicas del género, a la vez que le impone un tono propio muy particular. Un protagonista torpe pero que suple esa inexperiencia con mucha actitud, al que es imposible no cogerle cariño es uno de sus puntos fuertes. Jordi se va metiendo cada vez en más líos, y la manera de moverse en este mundo en el que parece que no encaja, provoca algunos momentos hilarantes, consiguiendo mi carcajada y complicidad. Funcionan también muy bien las pinceladas de denuncia social que, casi de manera soterrada, nos encontramos a lo largo del libro, no resultan en absoluto forzadas, y describen muy bien la realidad social de los jóvenes y, en concreto, de la ciudad de Barcelona en la actualidad.

No hay nada mejor que cerrar un libro con la sensación de no querer despedirte de sus personajes. Ojalá No cerramos en agosto sea el inicio de una nueva saga protagonizada por el detective privado Viassolo. A mi me tendrá como lectora entregada.

Besos

lunes, 29 de julio de 2019

Crimen y castigo | Fiódor M. Dostoievski


Crimen y castigo de Fiódor M. Dostoievski
Alba editorial
640 páginas

MI OPINIÓN

No pasará a la historia como la mejor decisión de la vida de Teresa el leer Crimen y castigo en pleno mes de junio... No es un libro para leer en plena ola de calor. De hecho es uno de esos clásicos "difíciles" y, quizá por falta de bagaje lector, me ha costado leerlo. El esfuerzo en sí ha merecido la pena, pero me ha dejado exhausta.

Crimen y castigo es una obra sobre un asesinato, la razones para cometerlo y los remordimientos posteriores. Raskólnikov es un joven estudiante que debido a la falta de recursos económicos ha tenido que dejar de lado temporalmente su carrera universitaria, cayendo en una situación depresiva que le lleva a planear un asesinato, en principio, para conseguir recursos económicos suficientes para poder contar con un golpe de suerte que cambie su destino de una vez por todas.

Tras haber dado el paso que llevaba tiempo preparando y matado a una vieja usurera, el protagonista se sume en una enfermedad provocada por la creencia de que los demás sospechan de él, acabando por caer en frecuentes delirios que le llevarán en más de una ocasión a temer por un fatal desenlace. La novela está llena de constantes monólogos psicológicos de los personajes, de ríos de pensamientos de los mismos sobre lo que en ese momento les preocupa o está pasando por su cabeza, es la historia del remordimiento, de la necesidad de expiación y de las verdaderas razones que llevan a una mente enferma a cometer determinados actos. 

Crimen y castigo es uno de los clásicos más importantes de la historia de la literatura, y uno de los más influyentes. Desde luego numerosos autores posteriores  se han visto inspirados por la pedazo historia que escribió Dostoievski. La psicología de los personajes es una obra maestra, está escrito con mucha destreza, y lleno de una profundidad que me ha tenido abrumada durante su lectura. 

Me debato. Desde luego soy capaz de ver la gran novela que he tenido entre manos, pero siento que la he "sufrido", me ha costado un esfuerzo enorme leerla ya que requiere de una concentración total, me ha dejado agotada y salgo de ella con la sensación de que seguramente se me han escapado mil cosas. ¿La recomiendo? Claro. Es un libro que hay que leer en algún momento de la vida, pero es necesario encontrarle su momento, tener las ganas y la batería llenas y saber que es un libro exigente con el lector. Y por favor, no lo leáis cuando los termómetros estén explotando.

Besos

lunes, 22 de julio de 2019

Una mujer inoportuna | Dominick Dunne


Una mujer inoportuna de Dominick Dunne
Libros del Asteroide
592 páginas

MI OPINIÓN

Sigo eligiendo estupendamente mis lecturas veraniegas, esta mal que lo diga, pero es que es así. En esta ocasión os traigo Una mujer inoportuna, una novela publicada en 1990 y que Libros del asteroide nos ha acercado con una traducción perfecta de manos de Pablo Mediavilla.

Jules Mendelson y su mujer Pauline forman parte de la clase alta de Los Ángeles en los años noventa. No mantienen contacto con el mundo Hollywood, si no que comparten su tiempo con un reducido grupo de amigos compuesto por exitosos empresarios, la vieja clase alta que vive en fastuosas casas, miran por encima del hombro a esa nueva clase de la industria del cine y que comparten cenas sociales en las que cada mínimo detalle está cuidado y medido. Ambos conforman un tándem perfecto, son el espejo en el que todos los demás se miran, la envidia de todos los que leen la crónica social en los periódicos, un matrimonio al que no le falta de nada y que, sin embargo, corre el riesgo de saltar por los aires cuando Flo aparece en la vida de Jules. Flo es joven, dicharachera, un soplo de aire fresco para Jules. Éste se embarcará en una aventura con ella a pesar del miedo a perder su status social y a lo lejana que está de todo lo que representa su esposa Pauline y su mundo.

Reducir Una mujer inoportuna a la historia de una aventura extraconyugal es pecar de simplismo, porque sí, recoge el affair entre un multimillonario y una aspirante a actriz, inspirada en el escándalo real de la modelo Vicki Morgan con Alfred S. Bloomingdale, pero también es el retrato de una sociedad, de una época y de una clase social. Se nota que el autor respiró ese ambiente y que lo cuenta con distancia, haciendo partícipe al lector como si nada, mientras nos habla de diamantes, cuadros de Van Gogh y eventos sociales, de una historia descarnada, llena de hipocresía, reflejo de una sociedad con una capa dorada, pero que al arañarla pierde todo su brillo.

Destaca el dinamismo de la novela, un libro que se lee rápido, que engancha y hace querer más al lector, las páginas vuelan mientras asistimos a diálogos escritos con soltura, para nada fingidos, si no dotados de una gran frescura. Los personajes también están muy bien construidos, algunos frívolos, otros crueles y otros ingenuos y fácilmente deslumbrantes, cada uno está teñido de su propia personalidad llegando un punto en el que eres capaz de saber lo que están pensando sin necesidad de que quede plasmado por escrito por el autor.

Esta es una de esas ocasiones en que siento que la reseña se ha quedado corta para todo lo que me ha gustado el libro. Se que Una mujer inoportuna estará entre lo mejor de este año, por cómo está narrada y por haberme cautivado de la manera en que lo ha hecho. La editorial tiene otros dos libros del autor publicados, adivinad quién está ya con el ojo echado en ellos. 

Besos

lunes, 15 de julio de 2019

Lena y Karl | Mo Daviau


Lena y Karl de Mo Daviau
Blackie Books
320 páginas

MI OPINIÓN

Karl es una vieja gloria del rock. En su tierna juventud fue guitarrista de uno de los grupos de indie-rock más populares del momento. Junto al cantante Milo, lo molaban todo. Sin embargo las luces de ese momento parecen haberse apagado y a sus cuarenta años Karl ve la vida pasar detrás de la barra de bar que regenta, con la única compañía de su mejor amigo Wayne y los recuerdos. Sobre todo el de Meredith su antigua novia, a la que no ha conseguido olvidar.

Todo da un giro el día en que Karl descubre un agujero de gusano en su propio armario, y, junto a Wayne, deciden montar el negocio del siglo: viajes al pasado para poder ver conciertos de rock. Las reglas están claras, la puerta intertemporal sólo se puede utilizar para disfrutar de conciertos del pasado, sin poder traerse ningún souvenir, ni haber interconectado con nadie del concierto. Nada puede cambiarse de como fue. 

Durante un tiempo todo parece ir como la seda, salvo por la enfermedad de nostalgia que traen la mayoría de estos viajeros en el tiempo tan peculiares, sin embargo Wayne, en plena crisis vital, decide que va a cambiar el mundo. Quiere viajar a 1980 e impedir la muerte de John Lennon. Como mínimo la música del momento dejará de ser la basura que es. ¿Qué puede salir mal? Pues que tu amigo se equivoque y en vez de 1980 introduzca el comando 980, llevándote derechito al Nueva York precolombino, donde no hay ni un solo aparato electrónico que pueda llevarte de vuelta al presente.

Karl tiene claro que debe sacar a su mejor amigo de ahí, pero también sabe que no puede hacerlo sólo, por eso contactará con Lena, una física con el pelo multicolor, sin pelos en la lengua y que sabe pedir lo que quiere. Juntos comenzarán a tratar de invertir el viaje de Wayne y traerlo de vuelta al 2010.

Lena y Karl es una novela de amor, pero no parte, ni cruza jamás, el punto de lo almibarado y cursi. Al revés es una historia con un puntito canalla, en algunos momentos irreverente, y muy actual que se hace de lo más disfrutona. Nada me puede gustar más que los viajes en el tiempo, agujeros de gusano y demás. Creo que conforman historias muy originales, que dan mucho juego al lector y que son muy entretenidas.

Agradezco enormemente a Blackie Books que, como ya hizo con La familia Telemacus (una novela que no dejo de recomendar), edite este tipo de literatura que tan bien sienta al lector y que tan buenos ratos le hace pasar. Lena y Karl es de esos libros que pegan fenomenal con el verano.

Besos

lunes, 8 de julio de 2019

El aspecto del diablo | Craig Russell


El aspecto del diablo de Craig Russell
Roca Editorial
432 páginas

MI OPINIÓN

Después de la lectura de Crimen y Castigo necesitaba un libro que fuera evasión pura, que se pegara a las manos y que hiciera que las horas volaran. Puedo decir que El aspecto del diablo cumplió perfectamente su propósito, y con creces, pues me tuvo de lo más entretenida.

Viktor es un joven psiquiatra que ha conseguido trabajo en un castillo que siempre ha estado rodeado de infortunio, y en el que ahora se encuentran recluidas seis de las mentes más enfermas y asesinas de Europa. Con estos pacientes quiere iniciar una terapia revolucionaria basada en una hipnosis inducida por fármacos que le permita demostrar su teoría, que todo asesino tiene una esencia malvada dentro de sí, que incluso algunos no son si no moradores de esa esencia.

A su vez Praga se encuentra en estado de alarma al asistir a los asesinatos macabros que está llevando a cabo el asesino en serie al que han apodado Delantal. El policía Smolák es el encargado de la investigación, que por momentos se complica y empieza a alcanzar aspectos más personales. El mundo, con la inminente invasión nazi de Checoslovaquia, parece estarse volviendo loco, y contiene la respiración mientras las conductas más viles están surgiendo de la personalidad de algunos ciudadanos.

El aspecto del diablo es uno de esos libros a los que yo llamo disfrutones; como decía ha cumplido ampliamente su propósito. Casi demás, porque ha habido momentos en los que he sentido un escalofrío en la espalda y me ha costado conciliar el sueño... Vamos que me ha dado miedito. Eso para las que pretenden hacerme leer terror de verdad... No puedo ser más patética. Pero, ¿puede haber algo más aterrador que un castillo que hace las veces de psiquiátrico, lleno de asesinos con problemas mentales? Sinceramente, de pensarlo me dan sudores fríos.

La ambientación de la novela está bastante conseguida, consigue trasladarnos una emoción lóbrega, neblinosa, y siniestra que acompaña a la perfección con la trama. No se ahonda en ello, pero si se respira en el ambiente la locura colectiva que supuso el nazismo y que en el libro se encuentra en su momento de crecimiento, captando almas para la causa.

Se que a otros lectores el final les dejó un poco indiferentes, pero a mi me ha sorprendido completamente, de hecho, me pilló desprevenida mirando hacia otro lado, debe ser la sequía de novela negra que he tenido durante este primer semestre en el que me he mantenido más alejada del género aunque haya sido inconscientemente. Así que a una trama muy entretenida, que me ha causado sensaciones con las que no contaba, he de sumarle que a mi el final sí me desconcertó. 

Que bien cuando después de una lectura muy exigente necesitas cambiar de  registro y eliges bien, ¿verdad? A mi, El aspecto del diablo me parece un buen compañero de playa o, para lo menos sortudos, de piscina.

Besos

lunes, 1 de julio de 2019

Madera de savia azul | José Luis Gil Soto


Madera de savia azul de José Luis Gil Soto
Ediciones B
640 páginas


MI OPINIÓN

Madera de savia azul es de esos libros que en un principio no te llaman la atención, pero reseña a reseña que vas leyendo termina por conquistarte y por entrar en tu casa para ser leído. No tardé en hacerle hueco, y hoy os traigo mi opinión sobre el mismo.

Waliria es una ciudad bajo el reinado de Magmalion, uno de los mejores reyes que ha habido en su historia, un monarca que sabe anteponer al reino y su pueblo a sus intereses personales y que los ha gobernado durante años siguiendo el legado de su padre, consiguiendo para sus súbditos una gran prosperidad y un largo período de paz. Sin embargo los dioses son caprichosos y pronto demostrarán que no les gusta dejar a los hombres tranquilos mucho tiempo, provocando un terremoto que asolará la ciudad. Es entonces cuando Magmalion decidirá emprender el éxodo, guiando a su pueblo hacia la tierra prometida de Los Grandes Lagos, sueño que ya compartía con su padre.

Madera de savia azul es la historia de éste éxodo, del camino hacia una nueva tierra próspera, con todos los obstáculos, dificultades y aventuras que pueden darse en un viaje. Es así  mismo la historia de la gente común y de como, por los intrincados designios del destino, se puede terminar por influir en todo un reino. La novela es ante todo una novela de aventuras que consigue que sufras por sus personajes y que desees que encuentren un final feliz. Quizá me haya faltado aquí unas pinceladas más grises en los personajes, pues, aunque es cierto que en los "buenos" el autor consigue plasmarlos con sus claroscuros, es algo que he echado en falta con los "malos", pues los he encontrado demasiado puros en su maldad.

En algunos puntos me ha traído ecos de Los pilares de la Tierra, esa construcción de una nueva ciudad, esas nuevas formas de construir y de engalanar que trae a la vida con sus manos el maestro Bertrand, y esa manera de acercarnos a la historia asomándonos en la vida tanto de la clase baja del pueblo, como a los que toman las grandes decisiones del reino. La ambientación es medieval y muy bien conseguida, me habría encantado saber más sobre la cultura, y religión que el autor deja entrever en el libro, aunque no sea la parte principal de la novela, puesto que me ha parecido interesante lo que he podido atisbar.

José Luis Gil Soto ha conseguido escribir una novela interesante, ideal para embarcarse en una gran aventura, con una ambientación fantástica. En algunas ocasiones he notado decaer mi interés en la historia, aunque no ha supuesto un impedimento para continuar hasta que surgía de nuevo esa necesidad de seguir sabiendo lo que ocurría con sus personajes. Seguir hasta el final ha merecido la pena pues cuenta con un cierre bastante conmovedor que me ha dejado con buen sabor de boca.

Besos



lunes, 24 de junio de 2019

Ana la de Tejas Verdes | L.M. Montgomery


Ana la de Tejas Verdes de L.M. Montgomery
Toromítico
344 páginas

MI OPINIÓN

 En mayo tuve la idea de resarcir nuestro pequeño pinchazo con Mujercitas, por eso propuse leer a Teresa para nuestro pequeño conciliábulo de lectura, Ana la de Tejas Verdes. Recuerdo con muchísimo cariño la serie de dibujos animados y me apetecía acercarme a los libros. Tenía miedo de encontrarme con mucha moralina como me pasó con Mujercitas pero el resultado, para mí, ha sido totalmente satisfactorio en esta ocasión.

Podría haber sido amiga de Ana Shirley perfectamente. Me atrevo a decir que incluso hubiera sido (en realidad es) una amiga de alma gemela. Ana, esa pequeña huérfana que nunca ha sabido lo que es ser querida, llega por fin a un lugar al que puede llamar hogar. Los hermanos Marilla y Matthew Cuthbert han decidido acoger a un joven huérfano para que ayude a Matthew en las tareas de la granja en la que viven, la agradable Tejas Verdes. Sin embargo, por un error, llega la pequeña Ana, una niña con una imaginación desbordante a la que será imposible mandar de vuelta al orfanato. 

Pronto parecerá que la vida en Tejas Verdes no puede ser la misma sin Ana, de hecho los hermanos no entienden cómo han podido sobrevivir tanto tiempo sin la presencia de esa niña pizpireta obsesionada por el rojo de sus cabellos y la multitud de pecas que bañan su cara.

Los personajes son lo mejor de la novela. No sólo Ana y los Cuthbert ocupan sus páginas si no que además hace un retrato de todos los vecinos de Avonlea, la metomentodo señora Lynde, la mejor amiga de Ana, Diana, la desagradable Josie Pye, el párroco y su mujer, la profesora de la escuela y el archienemigo de Ana, Gilbert Blythe.

Son muchísimas las anécdotas de la vida de Ana narradas por L.M Montgomery que me han hecho reir, no ya por las meteduras de pata de la pobre Ana, si no por la manera de afrontarlas de la misma, con ese nivel de pantojismo que me ha resultado divertidísimo. Una Ana amante del Romanticismo, lenguaraz, sincera y en constante aprendizaje hace de esta novela una lectura ágil y fresca que he disfrutado muchísimo.

Ana la de Tejas Verdes es una lectura conmovedora, ese tipo de libros en los que te gustaría poder vivir y quedarte, tomándote un té con cualquiera de sus personajes (a excepción de Josie, con la que yo hubiera sido incapaz de realizar ese "esfuerzo heróico" que realiza Ana por tenerle aprecio). Mi suerte es que me quedan siete libros más en los que poder volver a la Isla del Príncipe Eduardo.



lunes, 17 de junio de 2019

Una voz escondida | Parinoush Saniee


Una voz escondida de Parinoush Saniee
Editorial Salamandra
267 páginas

MI OPINIÓN

Shahab no ha encontrado el momento de hablar. No lo hará hasta los siete años. Ni siquiera los intentos primero y la incomprensión de sus familiares después, le espoleará para hacer eso que con tanta naturalidad le sale con sus amigos imaginarios. Aprenderá a vivir bajo el desprecio de los demás que, salvo su madre, opinan que tiene problemas mentales, y por tanto, que sería necesario que lo trataran. 

Sin embargo Shahab es un niño mucho más listo de lo que los demás piensan, con una sensibilidad especial que le permite entender con una mirada y comprender muchas más cosas que cualquier niño de su edad. Sufrirá en sus carnes el desprecio de los demás, pero quizá quien más daño le hace sea su propio padre. Naser considera a Shahab como un castigo. Procedente de una familia gris, que nunca han sabido expresar sus sentimientos, actúa pensando que su único deber como padre es procurarles todas las necesidades materiales a su mujer y sus tres hijos, por ello trabajará sin descanso y se olvidará de que también es necesario hacer crecer la ternura y los lazos de unión de la familia. Avergonzado de lo que él considera un hijo deficiente, trasladará su frustración hacia el mayor de sus hijos, Arash, al que presionará en todo momento obligándole a procurarle y ser el responsable del orgullo de padre que al parecer Shahab le quiere negar.

Una voz escondida es una historia dura que llegó a mí a través de un regalo. No la conocía y no había oído hablar de ella, así que iba a ciegas totalmente. Entre sus páginas he encontrado una novela de sentimientos, de odio, de dolor, de incomprensión, de sufrimiento, que golpea directamente, sobre todo al estar narrada desde la perspectiva del propio Shahab. Asistimos a la falta de comprensión del pequeño y a la indefensión que sufre al no poder expresarse, cómo va recibiendo los duros golpes psicológicos y cómo, en ocasiones, llega a ideas engañosas o mal interpreta situaciones ante la falta de voluntad de explicaciones de los demás. Junto a estos capítulos de Shahab encontramos algunos escritos por su madre que se encuentra impotente ante la situación que vive su hijo y se ve incapaz de ayudarle a encontrar el camino.

Lo peor que puede pasar con un libro de estas características es que los personajes te resulten indiferentes, algo que desde luego no me ha pasado con Una voz escondida. He encontrado unos personajes bien construidos, y cuyo destino me interesaba. Sí he echado en falta, quizá, un final menos precipitado y abrupto, que la historia se hubiera extendido algo más en el tiempo, y a cambio haberle dotado al libro de mayor dinamismo en su parte central que se me hizo algo repetitiva.

Una voz escondida es una historia emotiva, sobre la relación entre un hijo y sus padres, el difícil camino de una familia para entenderse entre ellos y continuar adelante. Un libro que no esperaba que llegara a mí y, aun así, encontró el modo de hacerlo, para acercarme a una historia dura que me ha dejado con buenas sensaciones.

Besos 

lunes, 10 de junio de 2019

Nocturnos | Kazuo Ishiguro


Nocturnos de Kazuo Ishiguro
Anagrama
256 páginas

MI OPINIÓN

Los que aterrizasteis en este asteroide hace tiempo sabéis que no suelo leer relatos. En contadas ocasiones suelo acercarme al género. No suelo disfrutar del mismo porque siempre me quedo con la sensación de no haberme sumergido en la historia lo suficiente. Por eso sólo leo libros de relatos de temáticas que me encantan o de autores con los que tengo ese afán completista de leerme todo lo que hayan escrito. Nocturnos está dentro de los de este último grupo. Kazuo Ishiguro me enamoró con Nunca me abandones y desde entonces se convirtió en uno de mis autores favoritos, de esos de los que quiero leer todo poco a poco.

La colección se compone de un conjunto de cinco piezas, todas ellas unidas por algo en común y es que parece que el nexo de unión entre los relatos de Nocturnos es la música. Las cinco historias giran en torno a músicos o miembros de la industria de la música. Quizá también les una un cierto halo de decadencia, de fin de algo, de, como dice la portada, crepúsculo.

Lamentablemente, no ha habido excepción en este caso. No he disfrutado de Nocturnos. Salvo el primero de los relatos, titulado El cantante melódico, que sí ha conseguido despertar mi interés por sus personajes y por saber lo que se me contaba con tanta delicadeza y con tantos silencios,  los demás me han dejado bastante indiferente. 

Me pegué la mayor parte de la lectura con la sensación de que no estaba sabiendo interpretar los sentimientos que movían a los personajes, que no estaba leyendo entre líneas, que no estaba escuchando lo que a gritos me contaban los protagonistas con esos silencios de las cosas que no se terminan por decir. Y odio esa sensación. 

No he disfrutado de Nocturnos, dejando claro que no me gustan las historias cortas porque me hacen difícil empatizar con sus personajes, por cuya suerte no termino de interesarme, pero, como de ilusiones vive el hombre, seguiré intentándolo cuando se trate de uno de esos autores que están en mi lista de importantes. Quién sabe, quizá alguno lo consiga.

Besos



lunes, 3 de junio de 2019

Sidra con Rosie | Laurie Lee


Sidra con Rosie de Laurie Lee
Nórdica libros
249 páginas

MI OPINIÓN

Sidra con Rosie es el primer libro de la trilogía autobiográfica de Laurie Lee, poeta, narrador y guionista nacido en Slad, en plena campiña inglesa, y que luchó en la guerra civil española con las Brigadas Internacionales. Al volver a su tierra natal después de la misma, decidió empezar con sus anotaciones de los tres volúmenes que iban a recoger sus recuerdos y vivencias y por los que se convirtió en autor de culto en Inglaterra.

En Sidra con Rosie nos adentra con su mirada del niño que fue en los primeros años de su vida, cómo, desde el momento en que nació, fue un niño enfermizo que estuvo en el umbral de la muerte en diversas ocasiones. Criado por una madre especial, caótica y algo excéntrica, abandonada por su marido, Laurie creció rodeado de hermanastros y hermanos en una cocina que siempre estaba llena, en medio de una campiña inglesa, a ratos bucólica, a ratos inhóspita.

El autor sabe conjugar muy bien los tonos entrañables, emotivos, realistas, humorísticos, maliciosos y nostálgicos, mientras construye una novela que nos adentra en los años veinte, en el fin de una era, de un modo de vivir y entender la vida.

Sidra con Rosie, a pesar de que me ha gustado, no ha sido lo que esperaba... Las expectativas... Ya se sabe... Esperaba encontrarme una historia que me emocionase, y aunque la catalogaría como una lectura entrañable, lo cierto es que no me ha cautivado ni emocionado como esperaba. Algunas partes de sus recuerdos me han resultado incluso unas memorias incómodas, como esos capítulos por el final en los que el autor narra su despertar sexual y cuya visión y manera de entenderlo no me ha resultado agradable.

Me quedo con la musicalidad de la escritura de Laurie, ya sólo por eso ha merecido la pena leerlo. El autor cuenta con una prosa evocadora y poética que arrulla al lector a través de sus páginas. Con esos personajes que si me han pellizcado, pues, curiosamente, es cuando se centraba en otros cuando más me he acercado a la novela, como esos capítulos dedicados a su madre, a sus tíos o a dos abuelas vecinas de su casa y que tenían entre sí una enemistad a prueba de bombas.

En cierto modo, aunque a mi no haya sido una lectura que me haya marcado, reconozco las virtudes que otros lectores encuentran en ella, la manera de escribir del autor, los personajes y esa ventana a un mundo que me parece cautivador y cuyos últimos coletazos ha sabido plasmar perfectamente Laurie Lee.

Besos

martes, 28 de mayo de 2019

Los sueños de Einstein | Alan Lightman


Los sueños de Einstein de Alan Lightman
Libros del asteroide
152 páginas

MI OPINIÓN

Podría definiros Los sueños de Einstein como una de esas raras perlas que de vez en cuando te encuentras en la literatura. Alan Lightman ha jugado con la figura de Einstein y su teoría de la relatividad para traernos este librito. Algo que suena tan pretencioso como esto, puede asustar, pero esos miedos se disipan en el momento en que lees la primera de las "historias" que recoge el autor en las apenas 150 páginas que ocupa. 

De hecho Einstein y sus sueños son la excusa perfecta que encuentra Alan para traernos un conjunto de universos en los que el tiempo se comporta de manera distinta. Imagina un mundo en el que el tiempo es un círculo que se pliega sobre sí mismo. La mayoría de la gente no sabe que vivirá sus vidas de nuevo. Ahora salta a un mundo en el que el tiempo pasa más despacio para la gente que se mantiene en movimiento, la gente se vuelve loca viajando a  gran velocidad para ganarlo. Y ahora, imagina un mundo en el que la gente viviera un sólo día, la de cosas que un apersona se perdería, que no podría conocer. Pero también puede ser que el tiempo fuera eterno, que las personas vivieran eternamente. En este mundo habría dos tipos de población los Luego y los Ahora según la filosofía de vida que traten de adoptar ante esta circunstancia tan extraordinaria.

No quiero contar mucho más de este libro tan original porque me gustaría que lo descubrierais vosotros mismos. Entre sus páginas encontraréis un lenguaje cuidado, a menudo onírico y con mucho lirismo, ese tipo de escritura que acuna. No os dejéis engañar por su número de páginas, estamos ante un libro grande, de esos que sirven fantásticamente para varias relecturas, y en las que cada vez descubres o sacas algo nuevo. Cada una de estas historias se lee a pequeños sorbos, degustando su contenido y sacando el máximo provecho de las mismas.

Besos

lunes, 27 de mayo de 2019

Entre visillos | Carmen Martín Gaite


Entre visillos de Carmen Martín Gaite
Destino
312 páginas

MI OPINIÓN

Ya os he comentado muchas veces que todos los meses Teresa y yo hacemos una lectura conjunta, cada mes elige una, y en el mes de abril le tocaba a Teresa. Me sorprendió con Entre visillos de Carmen Martín Gaite. De la autora sólo había leído Caperucita en Manhattan hace muchos años y le guardaba un buen recuerdo, por eso me apeteció mucho desde el principio embarcarme en esta lectura con Teresa.

Entre visillos fue la primera novela de Carmen con la que ganó en 1957 el premio Nadal. Ambientada en la España de los años cincuenta en una capital de provincias que, aunque nunca llega a especificar, se trata de Salamanca. La novela utiliza varios métodos narrativos para acercarnos a su historia. El principal es la utilización de conversaciones, diálogos banales e incluso intrascendentes entre un grupo de amigas, la mayoría adolescentes, que, a pesar de la represión, algunas comienzan a tener sueños de libertad, de soltarse de las ataduras, de vivir por sí mismas, trabajar, no rendir cuentas, seguir con unos estudios superiores... Sin embargo la tradición, la sociedad, los hombres y la Iglesia se lo impiden. Siguen cortándoles esas alas que están deseando utilizar para volar.

Entre visillos cuenta con un amplio catálogo de personajes, utilizando muchos de ellos de manera antagónica. Tal es el caso de Natalia, a la que conocemos a través de las entradas en su diario, y su mejor amiga Gertru. Dos niñas que siempre han ido juntas, que han soñado con estudiar e instruirse pero que en la actualidad, y debido a que Gertru, una niña de dieciséis años, va a contraer matrimonio con Ángel, se están viendo separadas por las circunstancias. O de Julia y su hermana Margarita. La primera quiere hacer su vida, casarse con alguien al que su familia no aprueba, divertirse con él a pesar de no estar casados y equivocarse por sí misma si ese es el caso. Margarita, por su parte, cree que la mujer debe guardarse para el matrimonio, debe hacerse respetable y por ello no consigue ser feliza ni aceptarse a sí misma. 

Natalia es un personaje vivo, con el que más cercana me he sentido. Fuera de las ideas de matrimonio que parecen rodearla, ella tiene claro lo que quiere, pero no sabe cómo hacérselo entender a su padre, un hombre viudo, que vive con la hermana de su difunta mujer, Concha, cuya presencia ha encorsetado todavía más la vida de Natalia y sus hermanas, siendo la viva imagen de la represión y de las ideas imperantes en la época, en contra de toda evolución.

Pablo Klein aparece en la ciudad subido en un tren. Ha venido para dar clases de alemán en el instituto, pero su vida no está asentada, desde el primer momento le rodea un halo de provisionalidad.
Pablo trae a la vida de Natalia y de sus amigas la modernidad, un soplo de aire fresco, incitándolas a que luchen  y piensen por sí mismas, tomando las riendas de sus vidas.

La manera de escribir de Carmen me ha vuelto a encandilar, si bien es cierto que el principio se me hizo algo caótico y me costó situarme. De una manera sencilla y amena consigue realizar una crítica profunda a la sociedad que le tocó vivir, donde la mujer mantenía un papel secundario y subordinado al hombre, donde no estaba bien visto que quisiera estudiar, ser alguien además de esposa y madre, que se divirtiera y que tuviese ideas propias.

Me ha resultado una lectura interesante, que a pesar de su brevedad, de no contener grandes historias, creo que da para mucho debate y que el poso que deja bien se mereció ese premio Nadal.

Besos

miércoles, 22 de mayo de 2019

Antes de los años terribles | Víctor del Árbol


Antes de los años terribles de Víctor del Árbol
Destino
464 páginas

MI OPINIÓN

Hay autores que abren heridas en los lectores y Víctor es un experto en ello. En esta ocasión nos traslada hasta Uganda, un país en pleno conflicto, donde nos acerca al drama de los niños soldado. 

En Barcelona Isaías Yoweri es un inmigrante más, conocido como el Negro de las bicicletas por el negocio que regenta, sus vecinos consideran que es alguien taciturno, serio y callado, del que nadie conoce su verdadera historia. Tampoco la sabe su mujer Lucía, una mujer fuerte de una familia adinerada que un día decidirá amar incondicionalmente a Isaías. Éste pasará mucho tiempo convencido de que la elección fue sólo por rebelarse a su familia, hasta que Lucía le demuestre de qué está hecho de verdad el amor.

Nadie lo sabe, pero al final el lector asistirá a la dura historia que hay detrás de esas cicatrices que le cubren la espalda a Isaías, de qué están hechas esas pesadillas que le despiertan tantas noches, qué es eso que por mucho que se esfuerce es incapaz de olvidar. Enmanuel, una de esas personas que estuvo en los años terribles de Isaías volverá a su vida y esto desencadenará una serie de acontecimientos que sacarán a la luz la realidad con la que el protagonista todavía tiene que lidiar.

Antes de los años terribles está contada en primera persona por Isaías que, a través de dos hilos temporales, uno en el presente, y otro en el pasado nos irá haciendo conocedores de cómo el LRA le secuestraron junto a su hermano pequeño, les torturaron y les obligaron a hacer un  montón de atrocidades de las que es difícil salir indemne.

Los personajes tienen una fuerza atronadora, totalmente creíbles y bien construidos. Destaca como antagonista Josep Kony, un personaje tristemente real, un líder nacionalista acholi de los campesinos del norte de Uganda, que aunando misticismo, hechicería y superstición ha cometido todo tipo de crímenes contra la Humanidad, entre los que  se encuentran, la persecución y masacre de la comunidad albina o el secuestro de más de 66.000 niños para añadirlos a sus filas y sembrar el terror allí por donde pasaban. A día de hoy la Corte Penal Internacional no ha podido juzgarlo todavía al encontrarse en paradero desconocido.

Una vez más Víctor ha conseguido crear una novela dolorosamente real, que me ha arañado sin piedad obligándome a mirar allí donde más fácil es apartar la mirada. Antes de los años terribles que se que estará entre lo mejor de este 2019. 

Besos

lunes, 20 de mayo de 2019

La tierra desnuda | Rafael Navarro de Castro


La tierra desnuda de Rafael Navarro de Castro
Alfaguara
528 páginas


MI OPINIÓN

Cuando leí la reseña de Inés, de La huella de los libros, me apunté este título sin remedio. Me recordó a La España vacía de Sergio del Molino que tanto me gustó, en su versión novelada. Y es que la despoblación de los pueblos de nuestro país parece que es un tema candente, a menudo me pregunto si esta nueva conciencia de lo necesario que nos es (y más que nos va a ser) el campo, el huerto y en definitiva la tierra de nuestros pueblos, no llega demasiado tarde.

Blas nació encima de un mulo. A la Josefa no le dió tiempo de llegar a casa, así que no le quedó más remedio que encomendarse a su animal y que éste le llevase a casa, Los Peñoncillos, como se les llama en el pueblo, y allí dejará a Blas, al que luego le apodarán El Garduña, al cuidado de los gatos mientras ella se dedica a las labores del campo. No quedaba otra. Eran tiempos difíciles, diferentes, duros, pero que debemos mantener en nuestra memoria para saber de dónde venimos.

La tierra desnuda es El Garduña, último en su especie. Morirá ochenta años después, genio y figura, negándose a entender las prisas que parece que nos han entrado para todo, sabiendo escuchar a las plantas, a la naturaleza y a los signos que esta nos proporciona, aunque parezca que se ha vuelto loca, que ya no nieva como antes y que se le ha contagiado la prisa de los humanos. Cuando se vaya, nadie seguirá sus pasos, nadie habrá aprendido cómo hacer las cosas ni habrá recogido su testigo, ni su filosofía de vida que, aunque anacrónica, evita muchos quebraderos de cabeza.

La tierra desnuda me ha recordado a mi abuelo. Nació en un pequeño pueblo de la provincia de Teruel, hoy casi extinto. Se quedó huérfano de padre en medio de la guerra civil porque una pulmonía se llevó a mi bisabuelo. Entonces dejó de ser niño. Muchas veces llegué a pensar que nunca lo fue, siempre al cuidado de su familia junto a su otro hermano para sacar adelante a su madre y sus dos hermanas. La presión de mi abuelo sobre los hombros nunca aflojó, como creo que le pasó a muchos otros por los tiempos que corrieron. Aprendieron a vivir así. Apegados a la tierra, apretando mandíbula ante las dificultades y con una experiencia vital que les hizo de otra pasta, vieron las cosas con una claridad que resultó premonitoria y sin necesidad de estudiar una carrera de economía. Creo que nunca lo ví quejarse de nada. Quizá de no poder sacar para adelante ese caquitero que le pedí y que no pudo dejarme en herencia. Y aun así, me dio una de las lecciones más valiosas de mi vida. 


Me ha gustado La tierra desnuda, quizá no tanto por la historia en sí, que esperaba me emocionase más, si no por las reminiscencias que tiene para mí, el ver reflejados algunos de los dichos y refranes que me enseñó mi abuelo al que cada día echo más de menos, el recordar su huerto, la importancia de la tierra, la crítica social hacia la ignorancia de no darnos cuenta que nuestros pueblos nos hacen autosuficientes, y por ello más libres.

Besos

lunes, 13 de mayo de 2019

Tomates verdes fritos en el Café de Whistle Stop | Fannie Flagg


Tomates verdes fritos de Fannie Flagg
Círculo de lectores
411 páginas

MI OPINIÓN


Recuerdo haber visto esta película varias veces hace mil con mi madre. Le guardo un recuerdo tierno, por eso cuando supe que estaba basada en un libro, me quise hacer con él. Un día en una tienda de libros de segunda mano me saltó a las mías, y me lo llevé encantada. Ahora que no me dejo llevar tanto por la tiranía de las novedades era el mejor momento para leerlo. Y ha sido un cinco estrellas absoluto.

Cuando Evelyn acude a la Residencia Rose Terrace junto a Ed, su marido, para visitar a la tiquismiquis de su suegra, no podía imaginar que iba a conocer a una de sus mejores amigas. Mrs. Threadgoode, una viejita que no parará de hablar hasta que a través de la historia de Whistle Stop y sus habitantes espante los miedos de Evelyn que se ha convertido en una mujer pesimista, deprimida, y asustada por todo, que se ha entregado a la comida como un modo de no hacer frente a su insatisfacción personal.

La voz de Mrs. Threadgoode, Ninny para los amigos, es bálsamo para Evelyn, y lo fue para mí, pues me acompañó en un fin de semana tristón en los que la meteorología no acompaña y que parecen insuficientes para acabar con el cansancio acumulado en la semana. A través de su narración, nada lineal por otro lado, porque hay que ver lo que le gusta divagar a esta mujer, y lo gracioso que resulta, conoceremos la historia de la familia Threadgoode, los padres, los hijos y las parejas de éstos. Concretamente, la historia de la incombustible Idgie y su pareja Ruth, pero, junto a ellas, despliega una serie de personajes que dotan de una existencia palpable al pueblo Whistle Stop, un pueblo perdido en el profundo sur norteamericano y que durante años sobrevivió gracias a los trenes que pasaban por allí.

Tomates verdes fritos me recuerda el placer de contar historias, y el de escucharlas, a través de la afable Nanny, nos trasladará a un pasado en el que con un tono intimista nos explicará las graves consecuencias de La Gran Depresión, la indescriptible ternura de los habitantes de Whistle Stop, el día a día en ocasiones bucólico de sus vecinos, el misterio del asesinato por el que acusarán a Idgie y la violencia ya explícita, ya soterrada que causaba el racismo latente en la sociedad de esos días.

Tomates verdes fritos brilla sobre todo por la personalidad de sus personajes, por hablar con naturalidad de tantos y tantos temas, por no esconderse y por plantearnos que en lo cotidiano también pueden rodearnos verdaderos héroes. No hay nada mejor que cerrar un libro con la sensación de querer que fuese real, que pudieses trasladarte a sus páginas, conocer a esos personajes y pasar una temporadita por sus calles, ver de cerca el amor tan real entre Idgie y Ruth, escuchar quejarse al grandullón de Grady, el vigilante ferroviario más bonachón de todo Birmingham, quizá pasarme por la peluquería de Opal, o dejarle una notita a Dot, para que la añadiese en su semanario que tantas carcajadas me ha provocado. Pero sobre todo me sentaría en el Café de Whistle Stop para que la vieja Sipsey, la madre de Big George, me preparase unos tomates verdes fritos. Cierro la novela de Fannie Flagg agradecida por haberme hecho feliz durante su lectura.

Besos


lunes, 6 de mayo de 2019

Un mal nombre | Elena Ferrante


Un mal nombre de Elena Ferrante
Lumen
560 páginas

MI OPINIÓN

Hacía demasiado tiempo que el segundo libro de la tetralogía de Elena Ferrante, Dos amigas, estaba esperándome en la estantería, y cuando terminé mi lectura y me puse delante de ella me dí cuenta de todas las ganas que le tenía. Sí, era el momento de volver con Lila y Lenu.

Un mal nombre nos devuelve principalmente a Nápoles, al barrio donde las dos protagonistas han crecido, con todos sus vecinos y su idiosincrasia, aunque conforme avance la trama de la novela veremos como nuestras protagonistas parecen por fin salir del mismo, conocer nuevos ambientes con más o menos fortuna, aprovechando así la autora para acercarnos a la realidad que todavía hoy se siente en Italia, la diferencia entre el norte y el sur. Un norte con clase, erudito al que Lenu pretende cada vez más asemejarse y que choca frontalmente con el sur violento, dialecto y con su propia cosmovisión al que irremediablemente pertenece. Lenu parece no encajar ni en uno ni en otro. No es aceptada del todo en lo ambientes culturales en los que gracias a su educación comienza a moverse, y sin embargo ésta, la educación recibida, parece abrir un abismo en su vida en el barrio y con su gente.

La relación de Lila y Lenu sigue siendo complicada, cruel en algunos puntos, viviendo en una eterna y soterrada competición por ver quién llega más lejos en la vida, por ver quién gana no se sabe muy bien el qué. Lenu sigue viendo a Lila como una gran amenaza, el recordatorio de que lo que a ella le cuesta tanto esfuerzo, lo que ella tiene que practicar y aprender a la otra le sale natural, brillando con una luz propia que Elena se niega así misma, creyendo que su propia existencia es una sombra de Lila, mucho más fuerte, más decidida y con más carisma que ella.

En un mal nombre se van desarrollando muchos de esos sentimientos contradictorios que ya tenían su origen en Una amiga estupenda, y Elena, se pierde en una vida que a ratos es una pantomima de la de Lila y en otras es producto de tratar de alejarse por completo y a toda costa de ella, de tal manera que incluso sus éxitos se ven empañados por la idea de que son resultado de una acción anterior de su amiga.

A lo largo de la novela, y a pesar de que el gran protagonismo se lo llevan Lila y Lenu, Ferrante nos traslada con todo lujo de detalles al barrio pobre al que pertenecen y a la vida de sus habitantes. Narra con dureza el lugar que ocupa la mujer en una Italia retrasada en cuanto a cuestión de género y donde culturalmente a la mujer, hermana o hija había que "educarla" y "encauzarla" a través del maltrato físico. Con su manera de contar las cosas que parece que no pasa nada, pero pasa todo, Elena termina haciendo el retrato de una época, arrastrando al lector a través de sus páginas y de sus personajes.

Con un final que deja con ganas de más, mucho más, cierro este segundo volumen de la saga, con la esperanza así mismo de no tardar mucho en reencontrarme con todos sus personajes, de hecho me gustaría que no acabara el año sin haber leído las dos novelas que me restan y que estoy segura que me van a seguir encantando tanto como ya lo han hecho las dos primeras.

Besos

lunes, 29 de abril de 2019

Ritos funerarios | Hannah Kent


Ritos funerarios de Hannah Kent
Alba editorial
384 páginas

MI OPINIÓN

Ritos funerarios es otra de esas historias que permanecieron en mis estanterías postergada por otras novedades que se le iban colando, y que, ya mientras la leía, me preguntaba por qué he tenido que dejarla tanto tiempo esperando. Es mi tercer cinco estrellas en lo que va de año y me ha dejado atrapadísima en su historia.

La novela de Hannah Kent está basada en hechos reales, concretamente la de los últimos condenados a muerte en Islandia, y sobre todo se centra en Agnus, condenada por el asesinato e incendio de dos hombres en un granja de Islandia. El trabajo de documentación de la autora es ingente y se nota muchísimo la gran labor que ha realizado exprimiendo los escasos documentos sobre el tema que todavía hoy existen y la tradición oral que ha llegado hasta nuestros días. Tengo la sensación de que esta historia le apasionó tanto, se le metió tan dentro, que no pudo parar hasta escribirla y eso ha conseguido que se traslade al lector.

Agnes es enviada a una granja familiar a la espera de su ejecución, ambas partes están obligadas a convivir con esta decisión que desde luego no parte de ninguno de ellos. Ritos funerarios se centra sobre todo en la relación que poco a poco se va trenzando entre Agnes y los miembros de la granja, en especial con la madre, así como con un joven reverendo al que ella misma elegirá para que le ayude a pasar los últimos momentos de su vida, preparándola para el día de la ejecución, tratando de conseguir salvar su alma.

Islandia no deja de ser un personaje más, está tan bien descrita que es imposible no trasladarse a esa tierra inhóspita, en la que, en comparación con su extensión, casi no hay pobladores, consiguiendo una atmósfera dura, oscura y asfixiante de lo más lograda.

No considero Ritos funerarios un libro para todo el mundo, no deja de ser una novela en la que prácticamente no hay acción, centrándose más que nada en la construcción psicológica de los personajes, a los que se dota de una profundidad que permite cerrar el libro con el corazón completamente encogido tras la empatía que hace surgir por unos protagonistas dotados totalmente de vida. 

Me encanta la escala de grises tanto en la vida como en la literatura, pues no todo es blanco y negro, en el camino hay decisiones más o menos acertadas, hay opiniones, hay motivos que nos pueden conducir a situaciones inimaginables en el punto en el que nos encontramos hoy. Cuando en un libro se trata de explicar esto mismo, dándole la vuelta  a una historia que en un principio no parecía lucir grietas, y además lo hace tan bien, a mí me tiene ganada para los restos. Ritos funerarios se queda conmigo y se que va a ser para mucho tiempo.

Besos

lunes, 22 de abril de 2019

El secreto de las golondrinas | Anónimo


El secreto de las golondrinas | Anónimo
Editorial Planeta
400 páginas

MI OPINIÓN

Venía de leer Claus y Lucas, una novela durísima en muchos sentidos, por eso quería una de esas lecturas absorbentes, puro entretenimiento que dejara atrás tanta crueldad y tanto dolor. Por eso la elegida fue El secreto de las golondrinas, con autor anónimo, porque al parecer, no se si es por puro marketing, hay que mantener en secreto tanto al autor/a como a su fuente.

El secreto de las golondrinas es un thriller conspiranoico de esos que hacen pasar un rato disfrutón. Todo comienza cuando Grace Elliot, periodista de un tabloide de cotilleos tiene una de las mejores noticias de su carrera. Ella siempre ha soñado con ser una periodista seria, por eso cuando le llega esta oportunidad no quiere dejarla escapar. Una actriz porno asegura que ha mantenido relaciones sexuales con Anthony Craig el magnate que puede convertirse, en los próximos días, en Presidente de los Estados Unidos. Sin embargo la relación de la ex mujer de Craig, Elena Craig, con el periódico para el que Grace trabaja, impedirá que ese artículo vea la luz. 

Eso no parará a Grace que tratará de seguir investigando, ahora a la propia Elena, y lo que encuentre le va a meter en más de un problema cuando saque a relucir la relación de la misma con espías rusos y un plan preconcebido que puede afectar a todo el país, si no al mundo. 

El secreto de las golondrinas se lee en nada, compuesto por una serie de capítulos cortos, manteniendo un buen ritmo y un uso correcto de la tensión narrativa, las páginas vuelan. Escrito a través de retazos del pasado, combinados con las averiguaciones que la propia Grace realiza en el presente, vamos componiendo una historia plagada de muertes, amenazas y espías.

Como ya digo, un thriller palomitero, que ha cumplido su propósito de hacerme pasar un buen rato, totalmente. Al final cierras el libro planteandote si, a la luz de las noticias que se han filtrado en los telediarios, no habrá algo o mucho de verdad en todo lo que has leído, porque, tristemente, tampoco te parece tan inverosímil. 

Besos

lunes, 15 de abril de 2019

Rialto, 11. Naufragio y pecios de una librería | Belén Rubiano


Rialto, 11 de Belén Rubiano
Libros del Asteroide
240 páginas

MI OPINIÓN

¿Soy la única por aquí que alguna vez ha pensado que donde sería más feliz es trabajando en una librería? No hace falta que sea muy grande, de hecho, mejor si no lo es. Un lugar cálido en invierno o un oasis en medio del desierto del verano, donde mis clientes fieles recalarían para dejarse aconsejar. Belén Rubiano tuvo el mismo sueño, pero ella lo cumplió. Aunque no saliera del todo perfecto.

Rialto 11 es la dirección de este pequeña librería en la ciudad de Sevilla que formaba parte de una casa con solera y que venía con unos mosaicos protegidos por el Patrimonio incorporados. Debía ser un espectáculo. Ese lugar en que los sueños se hacen realidad. Belén nos narra las vicisitudes de una librera, el germen del sueño, cómo se las ingenia para montar y abrir su librería, cuando parece que el Universo conspira a tu favor, o de repente todo lo contrario, cuenta, con mucha gracia, muchas anécdotas con los clientes que me arrancaron más de una carcajada, pero también hace autocrítica, las razones y los posibles fallos que cometió para que Rialto 11 no permaneciese abierta por más tiempo. De paso, y aunque no sea lo pretendido, también el lector hace autocrítica del papel que ocupa en el cierre de las librerías pequeñas, como nuestro método de compra ha variado y cada vez polarizamos más hacia las grandes superficies, dejando sin oxígeno a los prescriptores de siempre. No estoy exenta de culpa, aunque de un tiempo a esta parte soy mucho más consciente de esto y, poco a poco, voy tratando de remediarlo.

La novela es una conjunto de memorias en las que Belén, con noble sinceridad, y con cariño hacia el mundo de la literatura nos cuenta que a veces los sueños no son como nos habíamos imaginado, que traen dificultades imprevistas, que a veces son difíciles de manejar, y pierden lo bucólico una vez que los miras de cerca. Sin embargo, Rialto 11, no es una lectura pesimista o negativa, se ve que de toda la experiencia, que tuvo que ser dura, la autora se ha quedado con lo positivo, con el aprendizaje, con lo vivido y con las personas que la acompañaron en ese camino. Por eso se cierra con una sensación de calidez.

Me ha parecido un libro que se lee en un suspiro con una sonrisa en la boca, pues hasta en las partes más duras, Belén resulta enternecedora, por su sinceridad y por su valentía. No dudo en recomendaros esta novelita con la que se que, de una manera u otra, os sentiréis identificados. Me gusta pensar que esa promesa que se hizo a sí  misma y a su librería ese último día que se giró para despedirse de ella, se ha materializado y me encantaría que llegase a todas las manos posibles, quién sabe, quizá de ahí salgan más lugares mágicos como Rialto 11. 

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...