lunes, 17 de junio de 2019

Una voz escondida | Parinoush Saniee


Una voz escondida de Parinoush Saniee
Editorial Salamandra
267 páginas

MI OPINIÓN

Shahab no ha encontrado el momento de hablar. No lo hará hasta los siete años. Ni siquiera los intentos primero y la incomprensión de sus familiares después, le espoleará para hacer eso que con tanta naturalidad le sale con sus amigos imaginarios. Aprenderá a vivir bajo el desprecio de los demás que, salvo su madre, opinan que tiene problemas mentales, y por tanto, que sería necesario que lo trataran. 

Sin embargo Shahab es un niño mucho más listo de lo que los demás piensan, con una sensibilidad especial que le permite entender con una mirada y comprender muchas más cosas que cualquier niño de su edad. Sufrirá en sus carnes el desprecio de los demás, pero quizá quien más daño le hace sea su propio padre. Naser considera a Shahab como un castigo. Procedente de una familia gris, que nunca han sabido expresar sus sentimientos, actúa pensando que su único deber como padre es procurarles todas las necesidades materiales a su mujer y sus tres hijos, por ello trabajará sin descanso y se olvidará de que también es necesario hacer crecer la ternura y los lazos de unión de la familia. Avergonzado de lo que él considera un hijo deficiente, trasladará su frustración hacia el mayor de sus hijos, Arash, al que presionará en todo momento obligándole a procurarle y ser el responsable del orgullo de padre que al parecer Shahab le quiere negar.

Una voz escondida es una historia dura que llegó a mí a través de un regalo. No la conocía y no había oído hablar de ella, así que iba a ciegas totalmente. Entre sus páginas he encontrado una novela de sentimientos, de odio, de dolor, de incomprensión, de sufrimiento, que golpea directamente, sobre todo al estar narrada desde la perspectiva del propio Shahab. Asistimos a la falta de comprensión del pequeño y a la indefensión que sufre al no poder expresarse, cómo va recibiendo los duros golpes psicológicos y cómo, en ocasiones, llega a ideas engañosas o mal interpreta situaciones ante la falta de voluntad de explicaciones de los demás. Junto a estos capítulos de Shahab encontramos algunos escritos por su madre que se encuentra impotente ante la situación que vive su hijo y se ve incapaz de ayudarle a encontrar el camino.

Lo peor que puede pasar con un libro de estas características es que los personajes te resulten indiferentes, algo que desde luego no me ha pasado con Una voz escondida. He encontrado unos personajes bien construidos, y cuyo destino me interesaba. Sí he echado en falta, quizá, un final menos precipitado y abrupto, que la historia se hubiera extendido algo más en el tiempo, y a cambio haberle dotado al libro de mayor dinamismo en su parte central que se me hizo algo repetitiva.

Una voz escondida es una historia emotiva, sobre la relación entre un hijo y sus padres, el difícil camino de una familia para entenderse entre ellos y continuar adelante. Un libro que no esperaba que llegara a mí y, aun así, encontró el modo de hacerlo, para acercarme a una historia dura que me ha dejado con buenas sensaciones.

Besos 

lunes, 10 de junio de 2019

Nocturnos | Kazuo Ishiguro


Nocturnos de Kazuo Ishiguro
Anagrama
256 páginas

MI OPINIÓN

Los que aterrizasteis en este asteroide hace tiempo sabéis que no suelo leer relatos. En contadas ocasiones suelo acercarme al género. No suelo disfrutar del mismo porque siempre me quedo con la sensación de no haberme sumergido en la historia lo suficiente. Por eso sólo leo libros de relatos de temáticas que me encantan o de autores con los que tengo ese afán completista de leerme todo lo que hayan escrito. Nocturnos está dentro de los de este último grupo. Kazuo Ishiguro me enamoró con Nunca me abandones y desde entonces se convirtió en uno de mis autores favoritos, de esos de los que quiero leer todo poco a poco.

La colección se compone de un conjunto de cinco piezas, todas ellas unidas por algo en común y es que parece que el nexo de unión entre los relatos de Nocturnos es la música. Las cinco historias giran en torno a músicos o miembros de la industria de la música. Quizá también les una un cierto halo de decadencia, de fin de algo, de, como dice la portada, crepúsculo.

Lamentablemente, no ha habido excepción en este caso. No he disfrutado de Nocturnos. Salvo el primero de los relatos, titulado El cantante melódico, que sí ha conseguido despertar mi interés por sus personajes y por saber lo que se me contaba con tanta delicadeza y con tantos silencios,  los demás me han dejado bastante indiferente. 

Me pegué la mayor parte de la lectura con la sensación de que no estaba sabiendo interpretar los sentimientos que movían a los personajes, que no estaba leyendo entre líneas, que no estaba escuchando lo que a gritos me contaban los protagonistas con esos silencios de las cosas que no se terminan por decir. Y odio esa sensación. 

No he disfrutado de Nocturnos, dejando claro que no me gustan las historias cortas porque me hacen difícil empatizar con sus personajes, por cuya suerte no termino de interesarme, pero, como de ilusiones vive el hombre, seguiré intentándolo cuando se trate de uno de esos autores que están en mi lista de importantes. Quién sabe, quizá alguno lo consiga.

Besos



lunes, 3 de junio de 2019

Sidra con Rosie | Laurie Lee


Sidra con Rosie de Laurie Lee
Nórdica libros
249 páginas

MI OPINIÓN

Sidra con Rosie es el primer libro de la trilogía autobiográfica de Laurie Lee, poeta, narrador y guionista nacido en Slad, en plena campiña inglesa, y que luchó en la guerra civil española con las Brigadas Internacionales. Al volver a su tierra natal después de la misma, decidió empezar con sus anotaciones de los tres volúmenes que iban a recoger sus recuerdos y vivencias y por los que se convirtió en autor de culto en Inglaterra.

En Sidra con Rosie nos adentra con su mirada del niño que fue en los primeros años de su vida, cómo, desde el momento en que nació, fue un niño enfermizo que estuvo en el umbral de la muerte en diversas ocasiones. Criado por una madre especial, caótica y algo excéntrica, abandonada por su marido, Laurie creció rodeado de hermanastros y hermanos en una cocina que siempre estaba llena, en medio de una campiña inglesa, a ratos bucólica, a ratos inhóspita.

El autor sabe conjugar muy bien los tonos entrañables, emotivos, realistas, humorísticos, maliciosos y nostálgicos, mientras construye una novela que nos adentra en los años veinte, en el fin de una era, de un modo de vivir y entender la vida.

Sidra con Rosie, a pesar de que me ha gustado, no ha sido lo que esperaba... Las expectativas... Ya se sabe... Esperaba encontrarme una historia que me emocionase, y aunque la catalogaría como una lectura entrañable, lo cierto es que no me ha cautivado ni emocionado como esperaba. Algunas partes de sus recuerdos me han resultado incluso unas memorias incómodas, como esos capítulos por el final en los que el autor narra su despertar sexual y cuya visión y manera de entenderlo no me ha resultado agradable.

Me quedo con la musicalidad de la escritura de Laurie, ya sólo por eso ha merecido la pena leerlo. El autor cuenta con una prosa evocadora y poética que arrulla al lector a través de sus páginas. Con esos personajes que si me han pellizcado, pues, curiosamente, es cuando se centraba en otros cuando más me he acercado a la novela, como esos capítulos dedicados a su madre, a sus tíos o a dos abuelas vecinas de su casa y que tenían entre sí una enemistad a prueba de bombas.

En cierto modo, aunque a mi no haya sido una lectura que me haya marcado, reconozco las virtudes que otros lectores encuentran en ella, la manera de escribir del autor, los personajes y esa ventana a un mundo que me parece cautivador y cuyos últimos coletazos ha sabido plasmar perfectamente Laurie Lee.

Besos

martes, 28 de mayo de 2019

Los sueños de Einstein | Alan Lightman


Los sueños de Einstein de Alan Lightman
Libros del asteroide
152 páginas

MI OPINIÓN

Podría definiros Los sueños de Einstein como una de esas raras perlas que de vez en cuando te encuentras en la literatura. Alan Lightman ha jugado con la figura de Einstein y su teoría de la relatividad para traernos este librito. Algo que suena tan pretencioso como esto, puede asustar, pero esos miedos se disipan en el momento en que lees la primera de las "historias" que recoge el autor en las apenas 150 páginas que ocupa. 

De hecho Einstein y sus sueños son la excusa perfecta que encuentra Alan para traernos un conjunto de universos en los que el tiempo se comporta de manera distinta. Imagina un mundo en el que el tiempo es un círculo que se pliega sobre sí mismo. La mayoría de la gente no sabe que vivirá sus vidas de nuevo. Ahora salta a un mundo en el que el tiempo pasa más despacio para la gente que se mantiene en movimiento, la gente se vuelve loca viajando a  gran velocidad para ganarlo. Y ahora, imagina un mundo en el que la gente viviera un sólo día, la de cosas que un apersona se perdería, que no podría conocer. Pero también puede ser que el tiempo fuera eterno, que las personas vivieran eternamente. En este mundo habría dos tipos de población los Luego y los Ahora según la filosofía de vida que traten de adoptar ante esta circunstancia tan extraordinaria.

No quiero contar mucho más de este libro tan original porque me gustaría que lo descubrierais vosotros mismos. Entre sus páginas encontraréis un lenguaje cuidado, a menudo onírico y con mucho lirismo, ese tipo de escritura que acuna. No os dejéis engañar por su número de páginas, estamos ante un libro grande, de esos que sirven fantásticamente para varias relecturas, y en las que cada vez descubres o sacas algo nuevo. Cada una de estas historias se lee a pequeños sorbos, degustando su contenido y sacando el máximo provecho de las mismas.

Besos

lunes, 27 de mayo de 2019

Entre visillos | Carmen Martín Gaite


Entre visillos de Carmen Martín Gaite
Destino
312 páginas

MI OPINIÓN

Ya os he comentado muchas veces que todos los meses Teresa y yo hacemos una lectura conjunta, cada mes elige una, y en el mes de abril le tocaba a Teresa. Me sorprendió con Entre visillos de Carmen Martín Gaite. De la autora sólo había leído Caperucita en Manhattan hace muchos años y le guardaba un buen recuerdo, por eso me apeteció mucho desde el principio embarcarme en esta lectura con Teresa.

Entre visillos fue la primera novela de Carmen con la que ganó en 1957 el premio Nadal. Ambientada en la España de los años cincuenta en una capital de provincias que, aunque nunca llega a especificar, se trata de Salamanca. La novela utiliza varios métodos narrativos para acercarnos a su historia. El principal es la utilización de conversaciones, diálogos banales e incluso intrascendentes entre un grupo de amigas, la mayoría adolescentes, que, a pesar de la represión, algunas comienzan a tener sueños de libertad, de soltarse de las ataduras, de vivir por sí mismas, trabajar, no rendir cuentas, seguir con unos estudios superiores... Sin embargo la tradición, la sociedad, los hombres y la Iglesia se lo impiden. Siguen cortándoles esas alas que están deseando utilizar para volar.

Entre visillos cuenta con un amplio catálogo de personajes, utilizando muchos de ellos de manera antagónica. Tal es el caso de Natalia, a la que conocemos a través de las entradas en su diario, y su mejor amiga Gertru. Dos niñas que siempre han ido juntas, que han soñado con estudiar e instruirse pero que en la actualidad, y debido a que Gertru, una niña de dieciséis años, va a contraer matrimonio con Ángel, se están viendo separadas por las circunstancias. O de Julia y su hermana Margarita. La primera quiere hacer su vida, casarse con alguien al que su familia no aprueba, divertirse con él a pesar de no estar casados y equivocarse por sí misma si ese es el caso. Margarita, por su parte, cree que la mujer debe guardarse para el matrimonio, debe hacerse respetable y por ello no consigue ser feliza ni aceptarse a sí misma. 

Natalia es un personaje vivo, con el que más cercana me he sentido. Fuera de las ideas de matrimonio que parecen rodearla, ella tiene claro lo que quiere, pero no sabe cómo hacérselo entender a su padre, un hombre viudo, que vive con la hermana de su difunta mujer, Concha, cuya presencia ha encorsetado todavía más la vida de Natalia y sus hermanas, siendo la viva imagen de la represión y de las ideas imperantes en la época, en contra de toda evolución.

Pablo Klein aparece en la ciudad subido en un tren. Ha venido para dar clases de alemán en el instituto, pero su vida no está asentada, desde el primer momento le rodea un halo de provisionalidad.
Pablo trae a la vida de Natalia y de sus amigas la modernidad, un soplo de aire fresco, incitándolas a que luchen  y piensen por sí mismas, tomando las riendas de sus vidas.

La manera de escribir de Carmen me ha vuelto a encandilar, si bien es cierto que el principio se me hizo algo caótico y me costó situarme. De una manera sencilla y amena consigue realizar una crítica profunda a la sociedad que le tocó vivir, donde la mujer mantenía un papel secundario y subordinado al hombre, donde no estaba bien visto que quisiera estudiar, ser alguien además de esposa y madre, que se divirtiera y que tuviese ideas propias.

Me ha resultado una lectura interesante, que a pesar de su brevedad, de no contener grandes historias, creo que da para mucho debate y que el poso que deja bien se mereció ese premio Nadal.

Besos

miércoles, 22 de mayo de 2019

Antes de los años terribles | Víctor del Árbol


Antes de los años terribles de Víctor del Árbol
Destino
464 páginas

MI OPINIÓN

Hay autores que abren heridas en los lectores y Víctor es un experto en ello. En esta ocasión nos traslada hasta Uganda, un país en pleno conflicto, donde nos acerca al drama de los niños soldado. 

En Barcelona Isaías Yoweri es un inmigrante más, conocido como el Negro de las bicicletas por el negocio que regenta, sus vecinos consideran que es alguien taciturno, serio y callado, del que nadie conoce su verdadera historia. Tampoco la sabe su mujer Lucía, una mujer fuerte de una familia adinerada que un día decidirá amar incondicionalmente a Isaías. Éste pasará mucho tiempo convencido de que la elección fue sólo por rebelarse a su familia, hasta que Lucía le demuestre de qué está hecho de verdad el amor.

Nadie lo sabe, pero al final el lector asistirá a la dura historia que hay detrás de esas cicatrices que le cubren la espalda a Isaías, de qué están hechas esas pesadillas que le despiertan tantas noches, qué es eso que por mucho que se esfuerce es incapaz de olvidar. Enmanuel, una de esas personas que estuvo en los años terribles de Isaías volverá a su vida y esto desencadenará una serie de acontecimientos que sacarán a la luz la realidad con la que el protagonista todavía tiene que lidiar.

Antes de los años terribles está contada en primera persona por Isaías que, a través de dos hilos temporales, uno en el presente, y otro en el pasado nos irá haciendo conocedores de cómo el LRA le secuestraron junto a su hermano pequeño, les torturaron y les obligaron a hacer un  montón de atrocidades de las que es difícil salir indemne.

Los personajes tienen una fuerza atronadora, totalmente creíbles y bien construidos. Destaca como antagonista Josep Kony, un personaje tristemente real, un líder nacionalista acholi de los campesinos del norte de Uganda, que aunando misticismo, hechicería y superstición ha cometido todo tipo de crímenes contra la Humanidad, entre los que  se encuentran, la persecución y masacre de la comunidad albina o el secuestro de más de 66.000 niños para añadirlos a sus filas y sembrar el terror allí por donde pasaban. A día de hoy la Corte Penal Internacional no ha podido juzgarlo todavía al encontrarse en paradero desconocido.

Una vez más Víctor ha conseguido crear una novela dolorosamente real, que me ha arañado sin piedad obligándome a mirar allí donde más fácil es apartar la mirada. Antes de los años terribles que se que estará entre lo mejor de este 2019. 

Besos

lunes, 20 de mayo de 2019

La tierra desnuda | Rafael Navarro de Castro


La tierra desnuda de Rafael Navarro de Castro
Alfaguara
528 páginas


MI OPINIÓN

Cuando leí la reseña de Inés, de La huella de los libros, me apunté este título sin remedio. Me recordó a La España vacía de Sergio del Molino que tanto me gustó, en su versión novelada. Y es que la despoblación de los pueblos de nuestro país parece que es un tema candente, a menudo me pregunto si esta nueva conciencia de lo necesario que nos es (y más que nos va a ser) el campo, el huerto y en definitiva la tierra de nuestros pueblos, no llega demasiado tarde.

Blas nació encima de un mulo. A la Josefa no le dió tiempo de llegar a casa, así que no le quedó más remedio que encomendarse a su animal y que éste le llevase a casa, Los Peñoncillos, como se les llama en el pueblo, y allí dejará a Blas, al que luego le apodarán El Garduña, al cuidado de los gatos mientras ella se dedica a las labores del campo. No quedaba otra. Eran tiempos difíciles, diferentes, duros, pero que debemos mantener en nuestra memoria para saber de dónde venimos.

La tierra desnuda es El Garduña, último en su especie. Morirá ochenta años después, genio y figura, negándose a entender las prisas que parece que nos han entrado para todo, sabiendo escuchar a las plantas, a la naturaleza y a los signos que esta nos proporciona, aunque parezca que se ha vuelto loca, que ya no nieva como antes y que se le ha contagiado la prisa de los humanos. Cuando se vaya, nadie seguirá sus pasos, nadie habrá aprendido cómo hacer las cosas ni habrá recogido su testigo, ni su filosofía de vida que, aunque anacrónica, evita muchos quebraderos de cabeza.

La tierra desnuda me ha recordado a mi abuelo. Nació en un pequeño pueblo de la provincia de Teruel, hoy casi extinto. Se quedó huérfano de padre en medio de la guerra civil porque una pulmonía se llevó a mi bisabuelo. Entonces dejó de ser niño. Muchas veces llegué a pensar que nunca lo fue, siempre al cuidado de su familia junto a su otro hermano para sacar adelante a su madre y sus dos hermanas. La presión de mi abuelo sobre los hombros nunca aflojó, como creo que le pasó a muchos otros por los tiempos que corrieron. Aprendieron a vivir así. Apegados a la tierra, apretando mandíbula ante las dificultades y con una experiencia vital que les hizo de otra pasta, vieron las cosas con una claridad que resultó premonitoria y sin necesidad de estudiar una carrera de economía. Creo que nunca lo ví quejarse de nada. Quizá de no poder sacar para adelante ese caquitero que le pedí y que no pudo dejarme en herencia. Y aun así, me dio una de las lecciones más valiosas de mi vida. 


Me ha gustado La tierra desnuda, quizá no tanto por la historia en sí, que esperaba me emocionase más, si no por las reminiscencias que tiene para mí, el ver reflejados algunos de los dichos y refranes que me enseñó mi abuelo al que cada día echo más de menos, el recordar su huerto, la importancia de la tierra, la crítica social hacia la ignorancia de no darnos cuenta que nuestros pueblos nos hacen autosuficientes, y por ello más libres.

Besos

lunes, 13 de mayo de 2019

Tomates verdes fritos en el Café de Whistle Stop | Fannie Flagg


Tomates verdes fritos de Fannie Flagg
Círculo de lectores
411 páginas

MI OPINIÓN


Recuerdo haber visto esta película varias veces hace mil con mi madre. Le guardo un recuerdo tierno, por eso cuando supe que estaba basada en un libro, me quise hacer con él. Un día en una tienda de libros de segunda mano me saltó a las mías, y me lo llevé encantada. Ahora que no me dejo llevar tanto por la tiranía de las novedades era el mejor momento para leerlo. Y ha sido un cinco estrellas absoluto.

Cuando Evelyn acude a la Residencia Rose Terrace junto a Ed, su marido, para visitar a la tiquismiquis de su suegra, no podía imaginar que iba a conocer a una de sus mejores amigas. Mrs. Threadgoode, una viejita que no parará de hablar hasta que a través de la historia de Whistle Stop y sus habitantes espante los miedos de Evelyn que se ha convertido en una mujer pesimista, deprimida, y asustada por todo, que se ha entregado a la comida como un modo de no hacer frente a su insatisfacción personal.

La voz de Mrs. Threadgoode, Ninny para los amigos, es bálsamo para Evelyn, y lo fue para mí, pues me acompañó en un fin de semana tristón en los que la meteorología no acompaña y que parecen insuficientes para acabar con el cansancio acumulado en la semana. A través de su narración, nada lineal por otro lado, porque hay que ver lo que le gusta divagar a esta mujer, y lo gracioso que resulta, conoceremos la historia de la familia Threadgoode, los padres, los hijos y las parejas de éstos. Concretamente, la historia de la incombustible Idgie y su pareja Ruth, pero, junto a ellas, despliega una serie de personajes que dotan de una existencia palpable al pueblo Whistle Stop, un pueblo perdido en el profundo sur norteamericano y que durante años sobrevivió gracias a los trenes que pasaban por allí.

Tomates verdes fritos me recuerda el placer de contar historias, y el de escucharlas, a través de la afable Nanny, nos trasladará a un pasado en el que con un tono intimista nos explicará las graves consecuencias de La Gran Depresión, la indescriptible ternura de los habitantes de Whistle Stop, el día a día en ocasiones bucólico de sus vecinos, el misterio del asesinato por el que acusarán a Idgie y la violencia ya explícita, ya soterrada que causaba el racismo latente en la sociedad de esos días.

Tomates verdes fritos brilla sobre todo por la personalidad de sus personajes, por hablar con naturalidad de tantos y tantos temas, por no esconderse y por plantearnos que en lo cotidiano también pueden rodearnos verdaderos héroes. No hay nada mejor que cerrar un libro con la sensación de querer que fuese real, que pudieses trasladarte a sus páginas, conocer a esos personajes y pasar una temporadita por sus calles, ver de cerca el amor tan real entre Idgie y Ruth, escuchar quejarse al grandullón de Grady, el vigilante ferroviario más bonachón de todo Birmingham, quizá pasarme por la peluquería de Opal, o dejarle una notita a Dot, para que la añadiese en su semanario que tantas carcajadas me ha provocado. Pero sobre todo me sentaría en el Café de Whistle Stop para que la vieja Sipsey, la madre de Big George, me preparase unos tomates verdes fritos. Cierro la novela de Fannie Flagg agradecida por haberme hecho feliz durante su lectura.

Besos


lunes, 6 de mayo de 2019

Un mal nombre | Elena Ferrante


Un mal nombre de Elena Ferrante
Lumen
560 páginas

MI OPINIÓN

Hacía demasiado tiempo que el segundo libro de la tetralogía de Elena Ferrante, Dos amigas, estaba esperándome en la estantería, y cuando terminé mi lectura y me puse delante de ella me dí cuenta de todas las ganas que le tenía. Sí, era el momento de volver con Lila y Lenu.

Un mal nombre nos devuelve principalmente a Nápoles, al barrio donde las dos protagonistas han crecido, con todos sus vecinos y su idiosincrasia, aunque conforme avance la trama de la novela veremos como nuestras protagonistas parecen por fin salir del mismo, conocer nuevos ambientes con más o menos fortuna, aprovechando así la autora para acercarnos a la realidad que todavía hoy se siente en Italia, la diferencia entre el norte y el sur. Un norte con clase, erudito al que Lenu pretende cada vez más asemejarse y que choca frontalmente con el sur violento, dialecto y con su propia cosmovisión al que irremediablemente pertenece. Lenu parece no encajar ni en uno ni en otro. No es aceptada del todo en lo ambientes culturales en los que gracias a su educación comienza a moverse, y sin embargo ésta, la educación recibida, parece abrir un abismo en su vida en el barrio y con su gente.

La relación de Lila y Lenu sigue siendo complicada, cruel en algunos puntos, viviendo en una eterna y soterrada competición por ver quién llega más lejos en la vida, por ver quién gana no se sabe muy bien el qué. Lenu sigue viendo a Lila como una gran amenaza, el recordatorio de que lo que a ella le cuesta tanto esfuerzo, lo que ella tiene que practicar y aprender a la otra le sale natural, brillando con una luz propia que Elena se niega así misma, creyendo que su propia existencia es una sombra de Lila, mucho más fuerte, más decidida y con más carisma que ella.

En un mal nombre se van desarrollando muchos de esos sentimientos contradictorios que ya tenían su origen en Una amiga estupenda, y Elena, se pierde en una vida que a ratos es una pantomima de la de Lila y en otras es producto de tratar de alejarse por completo y a toda costa de ella, de tal manera que incluso sus éxitos se ven empañados por la idea de que son resultado de una acción anterior de su amiga.

A lo largo de la novela, y a pesar de que el gran protagonismo se lo llevan Lila y Lenu, Ferrante nos traslada con todo lujo de detalles al barrio pobre al que pertenecen y a la vida de sus habitantes. Narra con dureza el lugar que ocupa la mujer en una Italia retrasada en cuanto a cuestión de género y donde culturalmente a la mujer, hermana o hija había que "educarla" y "encauzarla" a través del maltrato físico. Con su manera de contar las cosas que parece que no pasa nada, pero pasa todo, Elena termina haciendo el retrato de una época, arrastrando al lector a través de sus páginas y de sus personajes.

Con un final que deja con ganas de más, mucho más, cierro este segundo volumen de la saga, con la esperanza así mismo de no tardar mucho en reencontrarme con todos sus personajes, de hecho me gustaría que no acabara el año sin haber leído las dos novelas que me restan y que estoy segura que me van a seguir encantando tanto como ya lo han hecho las dos primeras.

Besos

lunes, 29 de abril de 2019

Ritos funerarios | Hannah Kent


Ritos funerarios de Hannah Kent
Alba editorial
384 páginas

MI OPINIÓN

Ritos funerarios es otra de esas historias que permanecieron en mis estanterías postergada por otras novedades que se le iban colando, y que, ya mientras la leía, me preguntaba por qué he tenido que dejarla tanto tiempo esperando. Es mi tercer cinco estrellas en lo que va de año y me ha dejado atrapadísima en su historia.

La novela de Hannah Kent está basada en hechos reales, concretamente la de los últimos condenados a muerte en Islandia, y sobre todo se centra en Agnus, condenada por el asesinato e incendio de dos hombres en un granja de Islandia. El trabajo de documentación de la autora es ingente y se nota muchísimo la gran labor que ha realizado exprimiendo los escasos documentos sobre el tema que todavía hoy existen y la tradición oral que ha llegado hasta nuestros días. Tengo la sensación de que esta historia le apasionó tanto, se le metió tan dentro, que no pudo parar hasta escribirla y eso ha conseguido que se traslade al lector.

Agnes es enviada a una granja familiar a la espera de su ejecución, ambas partes están obligadas a convivir con esta decisión que desde luego no parte de ninguno de ellos. Ritos funerarios se centra sobre todo en la relación que poco a poco se va trenzando entre Agnes y los miembros de la granja, en especial con la madre, así como con un joven reverendo al que ella misma elegirá para que le ayude a pasar los últimos momentos de su vida, preparándola para el día de la ejecución, tratando de conseguir salvar su alma.

Islandia no deja de ser un personaje más, está tan bien descrita que es imposible no trasladarse a esa tierra inhóspita, en la que, en comparación con su extensión, casi no hay pobladores, consiguiendo una atmósfera dura, oscura y asfixiante de lo más lograda.

No considero Ritos funerarios un libro para todo el mundo, no deja de ser una novela en la que prácticamente no hay acción, centrándose más que nada en la construcción psicológica de los personajes, a los que se dota de una profundidad que permite cerrar el libro con el corazón completamente encogido tras la empatía que hace surgir por unos protagonistas dotados totalmente de vida. 

Me encanta la escala de grises tanto en la vida como en la literatura, pues no todo es blanco y negro, en el camino hay decisiones más o menos acertadas, hay opiniones, hay motivos que nos pueden conducir a situaciones inimaginables en el punto en el que nos encontramos hoy. Cuando en un libro se trata de explicar esto mismo, dándole la vuelta  a una historia que en un principio no parecía lucir grietas, y además lo hace tan bien, a mí me tiene ganada para los restos. Ritos funerarios se queda conmigo y se que va a ser para mucho tiempo.

Besos

lunes, 22 de abril de 2019

El secreto de las golondrinas | Anónimo


El secreto de las golondrinas | Anónimo
Editorial Planeta
400 páginas

MI OPINIÓN

Venía de leer Claus y Lucas, una novela durísima en muchos sentidos, por eso quería una de esas lecturas absorbentes, puro entretenimiento que dejara atrás tanta crueldad y tanto dolor. Por eso la elegida fue El secreto de las golondrinas, con autor anónimo, porque al parecer, no se si es por puro marketing, hay que mantener en secreto tanto al autor/a como a su fuente.

El secreto de las golondrinas es un thriller conspiranoico de esos que hacen pasar un rato disfrutón. Todo comienza cuando Grace Elliot, periodista de un tabloide de cotilleos tiene una de las mejores noticias de su carrera. Ella siempre ha soñado con ser una periodista seria, por eso cuando le llega esta oportunidad no quiere dejarla escapar. Una actriz porno asegura que ha mantenido relaciones sexuales con Anthony Craig el magnate que puede convertirse, en los próximos días, en Presidente de los Estados Unidos. Sin embargo la relación de la ex mujer de Craig, Elena Craig, con el periódico para el que Grace trabaja, impedirá que ese artículo vea la luz. 

Eso no parará a Grace que tratará de seguir investigando, ahora a la propia Elena, y lo que encuentre le va a meter en más de un problema cuando saque a relucir la relación de la misma con espías rusos y un plan preconcebido que puede afectar a todo el país, si no al mundo. 

El secreto de las golondrinas se lee en nada, compuesto por una serie de capítulos cortos, manteniendo un buen ritmo y un uso correcto de la tensión narrativa, las páginas vuelan. Escrito a través de retazos del pasado, combinados con las averiguaciones que la propia Grace realiza en el presente, vamos componiendo una historia plagada de muertes, amenazas y espías.

Como ya digo, un thriller palomitero, que ha cumplido su propósito de hacerme pasar un buen rato, totalmente. Al final cierras el libro planteandote si, a la luz de las noticias que se han filtrado en los telediarios, no habrá algo o mucho de verdad en todo lo que has leído, porque, tristemente, tampoco te parece tan inverosímil. 

Besos

lunes, 15 de abril de 2019

Rialto, 11. Naufragio y pecios de una librería | Belén Rubiano


Rialto, 11 de Belén Rubiano
Libros del Asteroide
240 páginas

MI OPINIÓN

¿Soy la única por aquí que alguna vez ha pensado que donde sería más feliz es trabajando en una librería? No hace falta que sea muy grande, de hecho, mejor si no lo es. Un lugar cálido en invierno o un oasis en medio del desierto del verano, donde mis clientes fieles recalarían para dejarse aconsejar. Belén Rubiano tuvo el mismo sueño, pero ella lo cumplió. Aunque no saliera del todo perfecto.

Rialto 11 es la dirección de este pequeña librería en la ciudad de Sevilla que formaba parte de una casa con solera y que venía con unos mosaicos protegidos por el Patrimonio incorporados. Debía ser un espectáculo. Ese lugar en que los sueños se hacen realidad. Belén nos narra las vicisitudes de una librera, el germen del sueño, cómo se las ingenia para montar y abrir su librería, cuando parece que el Universo conspira a tu favor, o de repente todo lo contrario, cuenta, con mucha gracia, muchas anécdotas con los clientes que me arrancaron más de una carcajada, pero también hace autocrítica, las razones y los posibles fallos que cometió para que Rialto 11 no permaneciese abierta por más tiempo. De paso, y aunque no sea lo pretendido, también el lector hace autocrítica del papel que ocupa en el cierre de las librerías pequeñas, como nuestro método de compra ha variado y cada vez polarizamos más hacia las grandes superficies, dejando sin oxígeno a los prescriptores de siempre. No estoy exenta de culpa, aunque de un tiempo a esta parte soy mucho más consciente de esto y, poco a poco, voy tratando de remediarlo.

La novela es una conjunto de memorias en las que Belén, con noble sinceridad, y con cariño hacia el mundo de la literatura nos cuenta que a veces los sueños no son como nos habíamos imaginado, que traen dificultades imprevistas, que a veces son difíciles de manejar, y pierden lo bucólico una vez que los miras de cerca. Sin embargo, Rialto 11, no es una lectura pesimista o negativa, se ve que de toda la experiencia, que tuvo que ser dura, la autora se ha quedado con lo positivo, con el aprendizaje, con lo vivido y con las personas que la acompañaron en ese camino. Por eso se cierra con una sensación de calidez.

Me ha parecido un libro que se lee en un suspiro con una sonrisa en la boca, pues hasta en las partes más duras, Belén resulta enternecedora, por su sinceridad y por su valentía. No dudo en recomendaros esta novelita con la que se que, de una manera u otra, os sentiréis identificados. Me gusta pensar que esa promesa que se hizo a sí  misma y a su librería ese último día que se giró para despedirse de ella, se ha materializado y me encantaría que llegase a todas las manos posibles, quién sabe, quizá de ahí salgan más lugares mágicos como Rialto 11. 

Besos

lunes, 8 de abril de 2019

Los Pazos de Ulloa | Emilia Pardo Bazán


Los Pazos de Ulloa de Emilia Pardo Bazán
Penguin Clásicos
392 páginas

MI OPINIÓN

El mes de marzo era mío para elegir la lectura conjunta que Teresa y yo hacemos todos lo meses. En esta ocasión aposté por Emilia Pardo Bazán y su Los Pazos de Ulloa, una de sus obras más reconocidas. Escrita en 1886 encontramos dentro de la misma tantas vertientes que creo que no voy a hacerle justicia con mi reseña.

Los Pazos de Ulloa se concibió como dos libros con una continuación de otros dos en los que se nos narra la vida de Julián, pues creo que es el protagonista absoluto de la novela. Julián es un joven apocado, tímido y quizá algo inocente, que es ordenado capellán siendo su primer destino ,precisamente, Los Pazos de Ulloa, propiedad del falso marqués de Ulloa, Don Pedro. Allí, y debido a su carácter débil, deberá luchar contra sus propias moralidades al darse cuenta de que todos parecen saber cómo funciona en realidad el Pazo y lo que allí ocurre, menos él. Tratará por todos los medios de reconducir a su señor, trayendo la luz, la cultura y las buenas maneras a una casa que parece languidecer bajo las malas acciones y la mala educación de sus habitantes. Ésto no deja de ser una crítica al analfabetismo de la época y la necesidad de culturizar a los ciudadanos que siempre denunció la autora.

Los Pazos de Ulloa es también la historia de la España de finales del siglo XIX, una época convulsa, de grandes cambios políticos que atravesaban todas las capas sociales y afectaban incluso al último estrato social de la época. En el libro se ve de maravilla el despotismo, caciquismo y la falta de democracia de la época, con unas instituciones que, ya en ese momento, estaban contaminadas y en las que se usaban todo tipo de artificios para mantenerse en el poder, librando verdaderas luchas intestinas.

Mención especial tienen los personajes de esta novela, a los que se acaba conociendo a la perfección sin necesidad de que la autora de más que unas pinceladas de los mismos, haciçendoles hablar más por sus actos y sus silencios que por la descripción de los mismos. Destaco por su fuerza a Primitivo, que hace honor a su nombre. Es el administrador de los Pazos, no se toma ni una sola decisión sobre el mismo sin que pase por sus manos, hasta el punto que para la mayoría de los vecinos del lugar, es más amo  él que el marqués. Basa su poder en el miedo que infunde a todos, y es uno de los mejores antagonistas de novela que he leído en mucho tiempo. 

Por último, y quizá para mí lo que más me ha calado de la novela, es la visión feminista de Emilia que sobresale sobre todo por la época en la que fue escrito. Dentro de Los Pazos de Ulloa se hace una crítica a la situación de la mujer en una España en la que a pesar de las deslealtades e infidelidades del marido, a la mujer no se le permitía ningún fallo, ningún desliz, debiendo vivir bajo el yugo del hombre que veía como algo natural el castigo físico y psíquico de la mujer, como una manera de "corregirla". Me pone la piel de gallina el pensar como aún hoy en día persiste este pensamiento...

Los Pazos de Ulloa ha sido una lectura fecunda, me ha aportado muchísimo y me ha hecho pensar otro tanto. No hay nada que me guste más que un libro que me haga reflexionar. Un clásico imprescindible, hay que leerlo.

Besos

lunes, 1 de abril de 2019

Claus y Lucas | Agota Kristof


Claus y Lucas de Agota Kristof
Libros del Asteroide
472 páginas


MI OPINIÓN

Hace mucho tiempo que tenía Claus y Lucas en la lista de pendientes, pero se trataba de un libro descatalogado. Libros del Asteroide lo ha recuperado hace poco y por fín he podido leerlo. Tenía las expectativas muy altas, y pese a que no lo he sentido como la obra maestra que algunas personas me habían descrito, lo cierto es que me ha tocado mucho, no puedo decir que lo he "disfrutado" ya que hay pasajes tan duros, crudos y crueles, que me parece mal utilizar esa expresión. 

Claus y Lucas está compuesto en realidad por tres novelas cortas: El gran cuaderno, La prueba y La tercera mentira, cuyos protagonistas son dos gemelos, Claus y Lucas,  que prometen mantenerse unidos al inicio de la guerra. Narrado con una atmósfera bélica, se centra sobre todo en los trastornos psicológicos y las múltiples consecuencias del sufrimiento que provoca una contienda en las personas expuestas a un mundo que se derrumba.

A lo largo de la novela la autora consigue que el lector no sepa si lo que está leyendo es verdad, o es producto de la imaginación, cuánto hay de cierto en lo que queda plasmado en el papel, quién es el verdadero narrador y desde qué punto de vista estamos asistiendo a una historia dura, en la que Agota no escatima en imágenes visuales chocantes, girando en torno al horror, a la guerra, al despertar de una sexualidad en algunos puntos trastornada y con las relaciones de familia detonadas. En parte, esta dureza también radica en la manera de narrar de la autora un tanto aséptica donde nos va contando la historia como una sucesión de hechos y, sin embargo, nos mantiene alejados del sentir de los personajes y sus motivaciones, quizá para que seamos nosotros mismos los que lo descubramos, o para causar en el lector cierta repulsión hacia ciertas actitudes, consiguiendo incluso plantearse su moralidad.

Tengo también la sensación de que el libro está plagado de simbolismo,  y justo aquí es donde creo que me ha venido grande, me ha faltado bagaje para poder entender la novela en toda su profundidad. 

El gran cuaderno está centrado en el endurecimiento del carácter. Claus y Lucas aterrizan en casa de su abuela, una mujer dura, con un carácter fuerte que tratará de deshumanizarlos. Los pequeños emprenderán un camino de privaciones que les lleve a dejar de sentir, y así estar preparados para lo que está por venir. Las dos últimas partes se centran en la soledad, en cómo la guerra ha acabado, pero es imposible volver a ser como antes, las cosas no pueden seguir igual, y las personas han quedado marcadas, han perdido a muchos seres queridos, y deben volver a comenzar con la mochila cargada por los horrores vividos.

Claus y Lucas me ha golpeado, desde luego no me ha dejado indiferente, me ha parecido una lectura que me ha hecho cuestionar la entidad del ser humano, como, cuando se pone en juego la supervivencia, las riendas las coge el instinto, sacando lo mejor, pero también,  en muchas ocasiones, lo peor de las personas.

Besos

lunes, 25 de marzo de 2019

Los libros que devoraron a mi padre | Alfonso Cruz


Los libros que devoraron a mi padre de Alfonso Cruz
Blackie Books
144 páginas

MI OPINIÓN

Creo que no hay nada que nos guste más a los lectores como que un libro trate sobre otros libros. Por eso lo mío con Los libros que devoraron a mi padre fue amor a primera vista.

Los libros que devoraron a  mi padre es la historia de Elias Bonfim. El día de su duodécimo cumpleaños su abuela le cuenta la verdadera historia de su padre, Vivaldo Bonfim. Hasta ese momento lo único que Elias sabía sobre su padre es que había muerto durante su infancia por un infarto al corazón, sin embargo, su abuela le dirá la verdad. Vivaldo desapareció dentro de sus libros. Antes de morir le encargó a su madre que cuando Elias estuviera preparado le legase unas llaves. Éstas, abren el ático donde Vivaldo guardaba todos esos libros que le devoraron, hasta perderse en ellos.

Desde ese momento Elias se comprometerá a encontrar a su padre dentro de esas historias y para ello hablará con todos los personajes y visitará todos los lugares que hay dentro de esos mundos que son los libros.

Todo esto le causará algún que otro problema sobre todo cuando empiece a ensimismarse tanto que llegue siempre tarde a cenar, por lo que su madre le castigará en varias ocasiones, tratando de que Elias baje al mundo real.

Los libros que devoraron a mi padre es una pequeña novela que se lee en un suspiro y, en muchos tramos, con una sonrisa es la boca. ¿Quién no ha perdido alguna vez la noción del tiempo mientras leía un libro con la sensación de estar dentro de él y de poder hablar directamente con los personajes?

Un libro que se lee como una aventura, pero con un final que sentí como una bofetada, como si de repente me sacaran de golpe del lugar cómodo en el que estaba metida, y me pusieran frente a una realidad incómoda e inesperada que hizo sumar puntos a esta historia.

Besos

lunes, 18 de marzo de 2019

Sigo aquí | Maggie O´Farrell


Sigo aquí de Maggie O´Farrell
Libros del asteroide
272 páginas


MI OPINIÓN

Hace tiempo que Maggie O´Farrell llegó para quedarse en nuestras estanterías, personalmente quiero todo lo que esta mujer escriba, no he leído nada más de ella que Sigo aquí, pero ha despertado en mí ese afán completista que me surge cuando me gusta tanto cómo escribe alguien. Creo que haberla conocido con una obra tan íntima y personal ha supuesto todo un acierto porque me ha acercado a la autora de una forma tan especial que ha creado unos lazos entre ambas que no se si se hubieran dado con cualquier otra novela.

En Sigo aquí Maggie nos acerca a diecisiete momentos en los que ha mirado de frente a la muerte, con una prosa contenida, nada lacrimógena nos narra momentos como aquél en que estuvo junto a un hombre que días después asesinó a otra joven, o cuando decidió de una manera totalmente inmadura saltar desde un puente al mar, o cuando sufrió disentería o cuando de pequeña le diagnosticaron encefalitis. Algunas de estas ocasiones o coincidencias son simples encuentros fortuitos con la muerte, otros son productos del "qué hubiera pasado si..." y en otros vemos como el final se eleva sacando las garras para después, incomprensiblemente, retirarse de nuevo a la retaguardia.

Esta obra autobiográfica supone todo un regalo para su hija, la misma O´Farrell lo dice en este puzzle que va construyendo sobre la fragilidad humana, parece susurrarle a su pequeña que sufre desde el nacimiento un trastorno inmunitario, que no está sola en esto, que todos estamos cerca de la muerte constantemente, y que puede compartir su padecimiento. El trabajo de Maggie se centra en dar luz a esas zonas de sombras, a esos momentos más o menos cercanos  a la muerte pero igual de tensos con una prosa poderosa.

Lejos de lo que pueda parecer, Sigo aquí no es una obra pesimista y llena de peligro y muerte, si no todo lo contrario, es un canto a la vida, a la esperanza y a la gratitud con la que debemos rodearnos en el día a día. Nos recuerda la fragilidad con la que estamos hechos y que el tiempo está de prestado, por eso no debemos dar nada por hecho y hacer frente a las cosas como vengan tratando de ser felices con lo que tenemos. 

Aconsejaría leer Sigo aquí a todo el mundo, un libro del que se que todos podemos sacar alguna enseñanza para aplicar en nuestras vidas, del que es difícil salir igual que has entrado y con el que el 99% de las personas se pueden sentir identificadas en algún momento. Por mi parte ya me estoy haciendo con los demás libros publicados por Libros del Asteroide de la autora a los que seguro les encuentro su momento.

Besos



lunes, 11 de marzo de 2019

Los crímenes de Alicia | Guillermo Martínez


Los crímenes de Alicia de Guillermo Martínez
Editorial Destino
336 páginas

MI OPINIÓN

Este año el premio Nadal recayó sobre Los crímenes de Alicia, una novela de Guillermo Martínez. El título me sonaba de algo y es que la novela anterior del autor es Los crímenes de Oxford, si bien, aunque la trama se sitúe en la misma localización, no es necesario haber leído antes el anterior, pues Los crímenes de Alicia es una novela totalmente independiente.

Una alumna de Oxford, Kristin, muy ligada a la Hermandad de Carroll, descubre casi por casualidad un trozo de papel que explicaría la verdadera razón por la que varias páginas de los diarios de Lewis Carroll fueron arrancadas por algunos de sus familiares. Ella quiere la exclusiva, pretende evitar a toda costa que el descubrimiento le sea atribuido a su tutor. Por eso tan sólo confiará el descubrimiento al profesor de lógica matemática Seldom y a un alumno de éste, al que conoceremos como G. 

Nada se saldría de la cierta normalidad académica si no fuera porque de improvisto Kristin es embestida por un coche que se da a la fuga, dejándola al borde de la muerte. Lo que en un principio puede parecer un accidente se revela pronto como un intento de asesinato. La trama sigue complicándose a partir de este punto cuando empiecen a sucederse una serie de crímenes que parecen íntimamente relacionados con la figura de Carroll, su gran obra, Alicia en el País de las Maravillas y unas extrañas fotografías de niñas en actitudes que pueden dar lugar a diversas interpretaciones incómodas para los seguidores de Lewis.

Los crímenes de Alicia es una novela negra protagonizada por matemáticos y por lo tanto racional, hasta el punto que afecta al ritmo, en el sentido de seguir una historia con una prosa pausada, con una cadencia más deductiva, más cercana a la deducción lógica de un asesinato que a una de esas historias con un ritmo intenso.

Las pocas páginas de la novela no impiden que cumpla su función haciendo pasar un rato entretenido al lector, consiguiendo por tanto lo que se espera de ella.

Lo que más me ha aportado la novela es precisamente la trama, ya que partiendo de un hecho real y que era del todo desconocido para mí, construye una historia que en muchos puntos me ha llevado a navegar entre la duda de si efectivamente eso podría haber pasado así, consiguiendo así mismo lo que más me gusta en la lectura y es que un libro prenda en mi la llama del interés por buscar más allá de la historia que se nos plantea, tratando de descubrir lo que hay de verdad en ella. 

Besos

lunes, 4 de marzo de 2019

Querida Señora Bird | A. J. Pearce


Querida Señora Bird de A.J. Pearce
Roca editorial
320 páginas

MI OPINIÓN

Después de unas lecturas un tanto intensitas entre dramas y novelas negras me apetecía cambiar de tercio y ponerme con una lectura amable, una de esas novelas que te hacen sonreír, te dejan con buen sabor de boca y te reconcilian con el mundo. Por eso escogí Querida señora Bird, y ha cumplido su propósito.

Emmeline Lake es una joven que vive en Londres junto con su amiga Burnt. Están en plena Segunda Guerra Mundial y Emmy sueña con ser periodista para poder especializarse en corresponsal de guerra. Mientras tanto, reparte su tiempo entre un despacho de abogados donde hace labores de mecanógrafa y el Servicio de Bomberos Auxiliares donde cada noche aguanta la presión de las llamadas desesperadas de la gente que ve comos sus casas se prenden fuego por los bombardeos del ejército alemán.

Su vida dará un vuelco cuando lea en el periódico una oferta de trabajo para el London Evening Chronicle y consiga un trabajo en el mismo. Sin embargo, se dará cuenta de su error cuando en su primer día de trabajo descubra que sus funciones se van a desarrollar en la revista para mujeres del periódico, concretamente como mecanógrafa de Henrietta Bird, una dama chapada a la antigua que se dedica a dar consejos desagradables a las lectoras que se aventuran a mandarle cartas pidiendo su consejo. Eso por no hablar de que la Señora Bird tiene una política muy estricta sobre las cartas que si merecen su consejo y las que hay que destruir rápidamente. En concreto todas aquellas que tengan que ver con la guerra o con las relaciones sentimentales.

Emmy vivirá como una traición y una pérdida de oportunidad el tener que romper esas cartas, y no poder contestar a esas peticiones de auxilio, más en tiempos de guerra. Por eso una idea empieza a rondarle... ¿Y si ella les contestara haciéndose pasar por la Señora Bird?

Querida señora Bird cuenta con una voz protagonista deliciosa, una joven positiva, con un toque de humor y de torpeza que hizo que me encariñara pronto con ella. El hecho de ser una lectura amable no hace que soslaye los momentos duros y crudos de la guerra recordándonos la ambientación en la que estamos, un marco del que no me canso de leer. Al final la novela nos muestra la manera en que sus agradables personajes lidian con un mundo en guerra tratando de mantener como pueden sus vidas de una manera normal, o lo más normal posible atendiendo a las circunstancias. 

El libro me duró dos días, en concreto un fin de semana que me dejó con esa sensación calentita en el corazón cuando lees este tipo de historias, me dibujó una sonrisa reconfortante y por eso lo recomiendo si lo que te apetece es una novela amable, sin grandes pretensiones, de esas que abrazan y te hacen pasar un buen rato. 

Besos



lunes, 25 de febrero de 2019

Stoner | John Williams


Stoner de John Williams
Baile de sol
244 páginas

MI OPINIÓN

Mi primer cinco estrellas de año. Y con esto podría terminar la reseña, porque después de las expectativas que tenía con este libro y lo que me ha costado que una novela me emocionara en este inicio turbulento del año, os lo diría todo. Pero voy a hablaros un poco más.

Stoner ha estado en mi lista de deseos librescos desde hace un montón, llegó a mi por diversas recomendaciones de personas de cuyo criterio me fío mucho y Teresa me lo regaló hace tanto tiempo que me da vergüenza recordarlo. Y al final ella ha sido la culpable de que por fin lo haya leído pues fue su propuesta de lectura conjunta del mes de febrero. Estuve casi todo el libro preguntándome porqué narices no lo habíamos leído antes y lo cerré con lágrimas en los ojos. No hubiese querido que acabara. No deja de sorprenderme que esta novela no fuese un éxito hasta cincuenta años después de su publicación en 1965, gracias al boca a boca de los lectores.

Ya la primera página me atrapó, me metí de lleno en la vida de un profesor anodino de la universidad de Misuri, William Stoner. Y de eso trata Stoner, una historia sin grandes pretensiones, excelentemente escrita y que convierte a un protagonista de lo más ordinario en uno de los personajes que más he querido de los libros que he leído. 

Stoner nació en la granja de sus padres y su destino parecía ser trabajar la tierra junto a ellos, hasta el momento en que un día su padre le informará que ha decidido enviarlo a la Universidad a estudiar ingeniería agrónoma y así poder mejorar la explotación. De pronto la vida lineal que William había pensado para sí, se trastoca por completo. Lo que no sabe es que dará un vuelco mucho más grande cuando, por casualidad, descubra la literatura y se enamore perdidamente de ella. A partir de entonces, su vida pasará por momentos buenos, no tan buenos, y realmente malos, asistiremos a todas las oportunidades que parecen perdidas o a esas decisiones que no se tomaron que podrían habernos llevado a una historia que quizá fuese mejor, pero no sería nuestra historia.

Stoner cuenta con una narración suave, que te mece y te va llevando poco a poco a lo largo de una historia que nos adentrará en la psicología y los sentimientos de un hombre que a pesar de ser sencillo, anodino en algunas ocasiones, consigue que llegue al lector como un ser especial, tierno y sumamente interesante. 

Me da mucha pena que este libro no se vea más, que no la lea más gente, que no se le reconozca la virtud de hacer sentir al lector que da igual la vida gris y anodina que nos parezca tener, que todos podemos ser protagonistas de una novela como Stoner.

Besos





lunes, 18 de febrero de 2019

El sermón del fuego | Jamie Quatro


El sermón del fuego de Jamie Quatro
Libros del asteroide
248 páginas

MI OPINIÓN

Maggie es una intelectual académica, ha cumplido cuarenta y cinco años de los cuales veinte los ha pasado unida en matrimonio a Thomas, sin embargo iniciará una correspondencia con James, un conocido poeta que la llevará a terrenos en los que la lucha entre su instinto y la razón será encarnizada. Educada en el cristianismo, la pasión fuera del matrimonio, esa a la que parece no poder  o no querer resistirse, le provocará una culpabilidad punzante alejándola de lo que podría ser.

Lo que más me ha sorprendido de El sermón del fuego son sus personajes. Unos personajes creyentes cuya fe, sobre la que trata principalmente el libro, les traslada hasta situaciones en las que el lector puede casi palpar el peso del pecado y la claustrofobia que provoca la comisión del mismo. Maggie es una evangelista que se casó muy pronto con un hombre, Thomas, que en algunos aspectos recuerda a la típica pareja entregada, esa que vista desde fuera todos envidian.

Sin embargo Maggie parece no tener suficiente, un hueco que empieza a hacerse más palpable cuando los hijos empiezan a crecer y comienza el síndrome del nido vacío. Es entonces cuando se lanza y da un paso más con James, un poeta cristiano, con el que puede discutir de teología, literatura y su trabajo. Una gran tentación para Maggie. 

Al hilo de la historia se van alternando capítulos en los que parece que Maggie se sincera con su conciencia, con la que entabla diálogos que requieren plena atención del lector, siendo en su contenido bastante exigentes con él. También nos encontramos con los correos electrónicos que se mandan entre Maggie y James que nos hacen partícipes de su historia desde los inicios de la misma, aunque la acción comience por el final de la misma.

Tengo dudas a la hora de recomendar esta novela, desde luego no es una lectura fácil, te tiene que gustar la narrativa intimista y tener paciencia, pues en muchas ocasiones puedes sentirte perdida en un viaje que sólo al final compone un puzzle que desde luego, en mi caso, ha merecido la pena montar. 

Besos

lunes, 11 de febrero de 2019

El abrazo del monstruo | Félix J. Palma


El abrazo del monstruo de Félix J. Palma
736 páginas
Destino

MI OPINIÓN

El abrazo del monstruo es mi primer acercamiento a la escritura de Félix J Palma, un escritor del que no me importaría leer su Trilogía Victoriana después de haberme adentrado en su libro más negro. Creo que casi todos hemos tenido nuestros propios miedos infantiles, esos que plagaban nuestras pesadillas. A mi en concreto me daba pavor Freddy Krueguer. No ayudaba que mis primos estuvieran toda la tarde del sábado comentando las maldades que nos podría hacer... De lo que me alegro es de que Freddy se quedará ahí, en los miedos infantiles, y no permaneciera para causarme un miedo cerval durante toda mi vida tal y como le ocurre a Diego, el protagonista de El abrazo del monstruo.

Una apacible tarde Diego y sus amigos liberan al monstruo, y después de eso Diego no podrá dormir de nuevo hasta que, ya de adulto, lo encierre en su primera novela, Sangre y ámbar, un éxito rotundo en ventas que traspasará fronteras, traduciéndose a multitud de idiomas. Un triunfo personal y profesional en toda regla. Ese éxito no ha vuelto a producirse en ninguna de sus novelas posteriores, de hecho, está en horas bajas. Su editor y todos sus lectores le empujan para que traiga al monstruo de regreso, algo a lo que Diego no puede dar su brazo a torcer pues implicaría volver a dar oxígeno a esas pesadillas que le llevan acompañando toda la vida.

Sin embargo, el monstruo tiene sus propios planes y conseguirá escapar de la cárcel de papel a la que se ha visto sometido estos últimos años y secuestrar a la hija de Diego para poder jugar con él al Juego de los Retos, un macabro pasatiempo.

La estructura de la novela ayuda a la celeridad con la que se lee, abordando varios hilos temporales y espaciales que se van entrecruzando en sus páginas. Podemos decir que El abrazo del monstruo es un libro sobre un libro, del que iremos conociendo la trama a lo largo de sus páginas. Quizá lo único que le pueda achacar es que la última parte, la de la resolución, se me hizo un poco más larga, quizá porque algunas cosas me parecieron un poco obvias y leer de nuevo sobre las mismas ralentizó la lectura. Pero no puedo obviar todo el viaje al completo y es que la nueva novela de Félix J Palma me ha robado horas de sueño y eso, en una novela negra, siempre es un buen dato. Me ha resultado un libro muy entretenido, con una estructura ambiciosa y con unos buenos personajes que han complementado muy bien la trama dotándola de más fuerza si cabe y cuya parte final me puso de los nervios manteniéndome in albis. 

 El abrazo del monstruo es un libro de lo más entretenido, trabajado, con una historia  compleja y aterradora, de esos en los que cuando estás en el trabajo sólo tienes ganas de volver a casa para darle un nuevo empujón. De hecho, este fin de semana rechacé planes por terminarlo y eso también es un buen indicativo, ¿no?

Besos



lunes, 4 de febrero de 2019

Fuego y sangre | George R.R. Martin


Fuego y Sangre de George R.R. Martin
Plaza y Janés
880 páginas

MI OPINIÓN

Que levante la mano quien, mientras leía Juego de Tronos no se preguntó nunca qué había pasado antes en la historia de Poniente, cómo se había llegado a lo que estábamos leyendo, y quiénes eran esos famosos Targaryen que habían sido tan poderosos, al parecer, en un tiempo no muy lejano. Yo al menos, trataba de comprender las alianzas que se forjaban, los odios familiares que parecían provenir de viejas historias y necesitaba que alguien me contase el orígen de todo. George nos escuchó y escribió Fuego y Sangre que no deja de ser la historia de los Reyes Targaryen y de Poniente.

Antes de acercarse a  esta novela es conveniente saber qué es lo que te vas a encontrar y la manera de narrar a la que te vas a enfrentar. Fuego y sangre es y no es Juego de tronos. Efectivamente está presente la lucha de poder, el nacimiento del Trono de Hierro, y las luchas fratricidas a las que George nos tiene acostumbrados, pero el ritmo, la manera de contarlo no es la de la saga. Fuego y sangre es una novela histórica, un tratado de una de las familias más poderosas de Poniente, en el que nos narrará su ascenso y debacle posterior. Una vez que sabes esto, no creo que defraude a nadie. La primera impresión puede asustar, casi 900 páginas sin prácticamente ningún diálogo, con una narración típica de la novela histórica dejan al lector algo dubitativo sobre cómo abordar su lectura y sobre todo, cuándo. Sin embargo el miedo se disipa rápidamente una vez vencida la indecisión inicial, pues el ritmo de lectura es rápido y George nos mete en acción muy pronto.

Fuego y sangre está plagada de luchas por el poder, de tramas contra reyes, alianzas y traiciones demostrándonos que el juego de tronos ha estado presente en la historia de Poniente desde sus inicios.  Quizá la única pega que podría ponerle es que cuando llegas a las tres cuartas partes del libro comienza un bloque de lectura en el que se trata un período de continuas guerras y batallas que dura, para mi gusto, demasiado, ya que se narran con tanto detalle que se me hizo pesado en algunos puntos. Una vez superado este escollo la lectura vuelve a avanzar asombrosamente ligera y llega a un final que desde luego me dejó con ganas de más, y creo que puede dar lugar perfectamente a un segundo volumen sobre la historia de los últimos reyes Targaryen.

Si sabes lo que te vas a encontrar, Fuego y sangre es una novela de lo más entretenida, es increíble ver cómo maneja George la historia intrínseca del mundo que ha creado de la nada, cómo utiliza cada detalle y cómo ha escrito un libro sobre historia que perfectamente podría ser real. Me parece asombroso y ya sólo por eso merece muchísimo la pena. Vaya cabecita la de este George.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...